Afinadores de Cisternas & Cia.El gran embrutecimiento.

La editorial asocial, desde la mas inmunda basura hasta pequeñas joyas... (En obras)
Avatar de Usuario
ENNAS
moromielda
Mensajes: 256
Registrado: 12 Feb 2012 20:24
Ubicación: Mordor
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensaje por ENNAS » 27 Dic 2014 20:35

Así me la han contado por lo menos.

Como también sé que los mismos guardas de Prosegur que se quejan del trato que reciben en el Bernabéu, en plan "yo he pagado mi entrada y si quiero me llevo un trozo de césped o toco las vitrinas de la sala de trofeos y no va a venir un payaso de uniforme a decirme lo que tengo que hacer, que les dan una gorra de plato y se créen Superman", esos mismos guardas, iba diciendo que me disperso, todos mazacotes de gimnasio y votantes de derechas, algunos de éllos al menos, participan en carreras clandestinas de motos por la sierra de Madrid y cuelgan los vídeos en Youtube. ¿Sabes por qué no los detienen ni investigan? Pues porque, según me cuentan entre risas, los propios motoristas de la DGT que no están de servicio también participan en éllas y claro, entre compañeros no se van a ir poniendo multas.

Si además te lées el blog de Escolar sobre las dimisiones y ceses entre policías, fiscales y jueces que investigan la trama Gürtel o el caso Bárcenas:

http://www.eldiario.es/escolar/

Pues entenderas por qué digo que vivo en Mordor.

Madrid es un pudridero.

Avatar de Usuario
ENNAS
moromielda
Mensajes: 256
Registrado: 12 Feb 2012 20:24
Ubicación: Mordor
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensaje por ENNAS » 01 Mar 2015 12:21

Imagen
'All your words are but to say: you are a woman, and your part is in the house.'

El Señor de los Anillos es una obra "fundamentalmente católica, de modo inconsciente al principio, pero conscientemente en su revisión" según palabras del propio Tolkien. Para subsumir las viejas tradiciones paganas nórdicas en la nueva religión, proponía una relación entre Aragorn -orgulloso representante de la Casa de Elendil, famosa por su inquebrantable devoción a Eru Ilúvatar- y Éowyn un edulcorado trasunto de valquiria en su acepción escandinava, en tanto que sanadora (del anciano guerrero Théoden), consejera (frente a las intrigas de Grimá), guardiana del reino y guerrera.

Pero de algun modo Tolkien vió que esa relación no tenía futuro. De ahí la discusión que mantienen en Dunharrow, con Aragorn recordándole a Éowyn sus deberes y obligaciones mientras ésta respondiéndole en plan contestona, le replica hablándole de la libre elección y la voluntad individual. La escena final de su ruptura, con élla vestida de guerrera pasándole una copa de la que ha bebido antes, alude al tránsito del guerrero al valhalla. Utilizando esa plantilla, Éowyn le está diciendo a Aragorn que se encamina a la muerte y que élla ya está más allá de la vida. De ahí que se humille suplicándole en vano que la lleve con él.

Imagen
'But no living man am I!'

Reforzando el brindis de Dunharrow, Éowyn se expone deliberadamente a la muerte y esto es porque en segunda instancia, Tolkien propuso que muriera en combate y Aragorn guardara luto por élla manteniéndose célibe el resto de sus días. Aunque sea un contrasentido con respecto a la vida real, es consecuente como simbolismo de la vieja religión pagana que desaparece y el vacío que deja en el nuevo modelo monoteísta.

Pero bueno, es Tolkien, que en un primer borrador siempre escribía la versión más salvaje y cercana a las sagas paganas que remedaba y luego la iba "cristianizando" y reblandeciendo para hacerlas pasar por cuentos infantiles. Así que para salvar la distancia entre Éowyn y Aragorn se inventa un nuevo personaje que sirva de puente entre ambos, Faramir, que en palabras del propio Tolkien es el personaje que más se le parece de la trilogía.

Tolkien era un huérfano que fué criado por sacerdotes católicos, como a Faramir le educa Gandalf. Enfermó en el frente del Somme durante la Primera Guerra Mundial. Y, como su trasunto literario, estaba más a gusto entre libros que con un arma en la mano. Incluso el desprecio que sintió por los aristocráticos mandos del ejército británico y su camaradería con sus compañeros de pelotón de clases bajas, se van a ver reflejados en el nuevo romance.

Imagen
'I wished to be loved by another,' she answered. 'But I desire no man's pity.'

Que no es fácil, pese a que desde un primer momento Faramir-Tolkien deja las cosas claras, sirve a su legítimo señor Aragorn-cristianismo pero le parece bella Éowyn-tradición pagana. ´Ésta responde desde el despecho y la burla, después de todo qué hace tan noble señor fijándose en una bárbara como élla. Ahí es donde la convence, al decirla que no le importa el qué dirán, que la quiere. Hay mucho del verdadero matrimonio de Tolkien pues su esposa real, como Éowyn, también fué una huérfana y como los Tolkien fué repudiada por sus parientes al convertirse al catolicismo. Ese "nosotros dos sólos contra el mundo" del matrimonio Tolkien los vierte en la fantasía con el romance de Faramir y Éowyn.

Todas las citas pertenecen a "El retorno del rey":

http://arda.ir/wp-content/uploads/downl ... olkien.pdf

La discusión en Dunharrow está en las páginas 28 a 31, la batalla en los campos de Pelennor entre la 69 y la 72 y el romance en la casa de curación de la 145 a la 150.

http://www.norsemyth.org/2013/02/tolkie ... t-one.html
http://www.norsemyth.org/2013/03/tolkie ... t-two.html

Avatar de Usuario
Criadillas
Palomitero mórbido
Mensajes: 10068
Registrado: 01 Ago 2003 19:38
Ubicación: En la calle del pepino.

Re: El gran embrutecimiento.

Mensaje por Criadillas » 02 Mar 2015 10:36

Muy interesante Ennas.
HOYGAN KOMO METO INTERNET EN HUN DISQETE

Avatar de Usuario
ENNAS
moromielda
Mensajes: 256
Registrado: 12 Feb 2012 20:24
Ubicación: Mordor
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensaje por ENNAS » 03 May 2015 18:26

Mi hermano se quedó en paro, cuarentón y con dos niñas pequeñas. Echamos solicitudes de empleo, pero en principio rechaza cualqueir oferta de trbajo temporal por menos de mil euros. Y no vale decirle que por su edad y circunstancias más le vale aceptar cualquier cosa, que nunca volverá a ser mileurista. Él dice que entre el paro y las ayudas a sus hijas gana más que con los trabajos que se le ofrecen. Bien es cierto que mis padres -jubilados- y yo mismo -sin nadie a mi cargo- le cubrimos parte de la hipoteca y la educación de las peques. Pero aún así.

Luego viene el expresidente de la UE y dice que el paro en España es culpa de los sudamericanos:

http://larepublica.es/2015/04/19/durao- ... -subsidio/


Un conocido de familia acomodada, con carrera universitaria, harto de los excesos del capitalismo marchó a vivir a una comuna en la provincia de Sevilla. Sus padres están que trinan y tratando de sacarle de allá por medio de abogados. Y es que, veréis, el modo de procurarse el sustento en esa comuna consiste en trasladarse a las cercanas localidades de Carmona, Écija, Marchena y Osuna y ponerse a pedir alimentos a los viandantes a las puertas de los mercados y supermercados.

No veo yo que tiene que ver el anticapitalismo con comer de gorra a costa de la caridad ajena, y menos en una zona que no figura entre las regiones europeas más privilegiadas.


Otro joven conocido, de los muchos que salieron de España a buscarse la vida, se afincó en Londres. No tiene un trabajo remunerado más que de manera esporádica sirviendo copas algún fin de semana. Y aún esto lo hace por el papeleo. Resulta que su ocupación es patearse todas las oficinas gubernamentales, rellenar impresos y aguantar colas e inspecciones. Y aún así entre ayudas a la vivienda, al desempleo y demás se levanta ochocientas libras mensuales. Le da para vivir en la carísima capital británica sin necesidad de hacer nada por nadie que no sea él mismo.

Luego los malos son los jubilados británicos que vienen a aprovecharse del sistema sanitario español.


Una historieta más, en este caso una chavalina ingeniera industrial con puesto en la factoría Renault de Lyon. Preguntada por sus jefes franceses si no le gustaría trabajar en Palencia o Valladolid (élla es palentina) sólo pidió que le respetaran su sueldo en Francia para volver. Le dijeron que no, que sería un agravio para los trabajadores españoles que cobran la mitad o las tres cuartas partes del sueldo en la casa madre. Y élla dijo que se quedaba en Francia, que allá paga cien euros de alquiler cobrando mil doscientos. Y que en España con seiscientos-ochocientos apenas tiene para vivienda.

En fin, que la gente se busca la vida como puede.



Ante la tragedia humanitaria que se vive en el Mediterráneo, a mí se me ocurre apelar a la responsabilidad. Hemos de salvar y socorrer a esas gentes, y acto seguido proporcionarles un billete de ida a los EE. UU. y Gran Bretaña.

¿Acaso no fueron éllos los que iban a llevar la democracia a Libia, Siria e Iraq? ¿No han hecho todo lo posible por derrocar a los tiranos locales? Pues bien, que asuman que les compete a éllos y exclusivamente a éllos acoger a a todos los refugiados por este desastre.

Lo mismo digo para los radicales islámicos, nada de prisiones; billete de ida a Arabia Saudí, Emiratos Árabes y demás muñidores. Una vez allí, en su propio suelo, que les sigan financiando si quieren.

¿Y lo de Ceuta y Melilla? Pues igual, lo que nos gastamos en vallas y personal pasamos a emplearlo en costear viajes de ida al destino que los africanos nos indiquen. En vez de que nos pongan la cara colorada (con razón), endosamos un problema que no es nuestro (esas gentes en realidad no quieren quedarse en España) a las naciones responsables de estas migraciones masivas.



Acá en Mordor las subcontratas se subdividían y las asesorías se ampliaban para sacar músculo empresarial que todo nazgûl[*] tuviera su carguito. El necesario equilibrio salarial con tanto nuevo jefecillo se lograba a base de despedir a la tropa de orcos, que se llevaban un pico en antigüedad y otros complementos, y sustituirlos por unos pocos sureños o esteños, siempre prestos a baldarse a trabajar por el salario mínimo.

Pero se acercan las elecciones.

En una de estas sub-subcontratas de logística, que de quince empleados que tenía en un almacén había pasado a una sudamericana que se encargaba de todo, han contratado a ocho cuarentones, españoles todos, ni muy espabilados ni diligentes -se necesita un conciábulo de al menos cuatro de éllos para saber dónde poner una caja- pero son gente agradecida, eso sí. "Qué bien lo está haciendo el PP" te comentan al unísono mientras menean la cabeza como los perritos esos que se ponían en la bandeja del cristal trasero de los coches.

En otra subcontrata de limpieza, dónde antes se apañaban con una rumana que no daba a basto, ahora tienen todo un plantel de matronas españolas que apoyando reflexivamente la barbilla en el palo de la mopa comentan con gran ponderación que hemos salido de la crisis y que lo fundamental es seguir por el mismo camino de recuperación y no andarse con experimentos políticos.

Y sería un no parar hablar de las subvenciones y ayudas que vuelven a fluir para empresitas y particulares; subvenciones y ayudas que por experiencia sé que suelen durar hasta el lunes siguiente a las elecciones.

En fin, que solemos quejarnos de que nuestros políticos nos toman por tontos. Pero, sin ánimo de faltar a nadie, ¿y si tuvieran razón?




[*] Nazgûl: dícese del emprededor, militante en Nuevas Generaciones. Mete más miedo que el Balrog (monstruos antiguos a los que sólo se puede ver en el palco del Bernabéu).

Avatar de Usuario
ENNAS
moromielda
Mensajes: 256
Registrado: 12 Feb 2012 20:24
Ubicación: Mordor
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensaje por ENNAS » 07 Jun 2015 20:31

En un momento dado se puso de moda ir a Las Ventas. Como comprarse un adosado en cualquier urbanización con campo de golf al que ir a jugar. Personas que no les gustaban los toros o eran antitaurinas se aparecían por el coso matritense para hacer ostentación; podían permitirse pagar las carísismas entradas. De manera invariable, salían rezongando contra los del tendido siete. ¿Quién se creían que eran esos sabihondos silbalotodo? En principio yo lo atribuía al conocido connubio de riqueza e ignorancia. Pequé de superficial. Había algo más profundo.

Hay algo más detrás. No bastaba con hacer acto de presencia por parte de quienes, hasta hace nada, repudiaran la tauromaquia. Además de la asistencia, la corrida a la que acudían proclamábanla con aplomo como de las mejorcitas, un momento histórico; y marcharen enhoramala los criticones. No me extraña que José Tomás se niegue a torear ante el adinerado y prepotente público de Las Ventas. Tiene razón, son unos analfabetos secundarios (Hans-Magnus Enzensberger) y no se lo merecen. ¡Ojo! a mí no me gustan los toros.



No me solazaré en miserias ajenas. Antes bien las excuso y ¿defiendo? en base a censurar mi propio comportamiento. Yo era de los que disfrutaban por enchufe familiar de un abono prestado -comprado por un estudio de arquitectos- en el Teatro Real. Ya no pueden permitírselo ¡y gracias! dada la programación de cuchufleta que ha impuesto la gobernanza impuesta a mayor desmedro de la Casa Real (los Bobones(sic) no, ésos no saben de música desde tiempos de Carlos III; mis paisanos los Botín-O'Shea). Pero en tanto fuí todo lo aplaudí. A reserva de luego leer la crítica y que los expertos me mostraran mi falta de entendederas junto con las fallas de la representación.

Y llegados a este punto y parafraseando a Sherlock Holmes, ¡empieza el juego! ¿Qué nos lleva a ese prurito de no admitir críticas?

Es importante. Podría colocar abundosas citas de cuando algunos osasteis defender el cine taquillero a despecho de que la película fuera infumable. Os hago partícipes de la opinión emitida por "Vicisitud y sordidez" acerca de que estas grandes superproducciones no se gastan el dinero que dicen haber presupuestado, esos cientos de millones en apariencia invertidos en CGI (¿conocéis de algún programador o diseñador bien pagado?) que en realidad no son más que un truco contable mediante el cuál, si la producción no consigue recuperar el dinero invertido, el gobierno estadounidense cubre las supuestas pérdidas del film. Sí, el gobierno de EE. UU. subvenciona el cine; el estadounidense, obvio, ¿no? es uno de sus principales productos de exportación.

Pero a mí no me interesa, en este momento, discutir las añagazas de las corporaciones para sangrar a los estados a costa de los impuestos del contribuyente. No quiero combatir gigantes-molinos de viento, sino daros una tunda a la puerta del colegio. Bien veo (o creo) que pueda ser la consecuencia de la publicidad; vive a tope; no desperdicies tu tiempo; ¿cómo admitir que te han tomado el pelo? ¡Eres demasiado listo para eso!

¿Por qué lo hacemos? Sé, sé también como cualquiera que la publicidad nos obliga a considerarnos triunfadores y perfectos. ¿Por qué nos negamos a admitir que nos ofrecen bazofia? No digo que la vida sea una mierda, ¡ojo! O al menos, espero que la vuestra no lo sea. Pero me pregunto y os pregunto:

Qué nos lleva a este "buenismo" amargo de defender nuestros actos.

Por qué no somos capaces de admitir errores.

Creémos que negar las decepciones sufridas nos hace superiores a los demás. Nos figuramos que debemos contarles a los demás que cada día de nuestra vida es una maravilla.

¿No es muestra clara de nuestra incapacidad para asumir la fustración?

Avatar de Usuario
rianxeira
Ulema
Mensajes: 15525
Registrado: 24 Nov 2003 04:10
Ubicación: Medio planeta
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensaje por rianxeira » 07 Jun 2015 20:40

Ennas, ni tanto ni tan calvo, que por ejemplo muchos críticos no tienen ni puta idea de lo que escriben. ellos reciben un sueldo por escribir una columna y sueltan lo que sueltan. En todos los campos, pero por ejmeplo me viene a la cabeza el cine, ahora mismo recuerdo una critica de La comunidad del anillo poniéndola a parir, y el tio criticando que en Lorien fuese todo preciosista y los elfos tuviesen barcas con formas de cisne. Pues eso es asi poque en el libro está escrito así, pero es mejor soltar la parida que mirar a ver de que estas hablando.

Avatar de Usuario
ENNAS
moromielda
Mensajes: 256
Registrado: 12 Feb 2012 20:24
Ubicación: Mordor
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensaje por ENNAS » 06 Sep 2015 11:34

Nuevo Reino de León.

1.- Los sefarditas del nuevo mundo.


Luis de Carvajal y de la Cueva nació en Tras-os-Montes en 1539 y su niñez la pasó entre Medina del Campo y Benavente. Procedía de una familia de cristianos nuevos y al morir su padre su tío lo inició en el comercio de esclavos en Cabo Verde. Moviéndose así como había nacido, en la raya entre Portugal y España, regresó a la península en 1562 siendo comerciante de vinos y trigos en Sevilla donde contrajo matrimonio tres años después con la conversa lisboeta Guiomar Núñez de Ribera en un matrimonio infeliz, que apenas tuvo de matrimonio un par de años.

Arruinados, ese mismo 1567 pasaron al nuevo mundo y vivieron en Panuco, Virreinato de Nueva España de la cría de ganado. Luis de Carvajal y de la Cueva sirvió en varias encomiendas para el cuarto virrey Don Martín Enríquez de Almansa, quizá incluso participó en desalojar a los piratas Francis Drake y John Hawkins de las cercanías del puerto de Veracruz (1568). Otras actividades no tan honestas y honorables practicó don Luis; encabezó varias expediciones al norte del llamado Nuevo Reino de León[*], y recuperó antiguas costumbres esclavizando a indios nómadas para revenderlos bajo cuerda en mercados clandestinos, o llevarlos él mismo a las minas de plata de Mazapil, San Gregorio y Zacatecas, siempre ávidas de mano de obra, en lo que oficialmente desempeñaba distintos cargos como corregidor, capitán o juez de comisión según se diera el caso y lugar.

Pero su labor de "pacificación" de los indios en la vital ruta de la plata entre Mazapil y Tampico le granjeó la estima del virrey Martín Enríquez y así Luis de Carvajal contó con su recomendación cuando volvió a España en 1578 para solicitar de su Majestad Felipe II los cargos de capitán general y gobernador del Nuevo Reino de León. Y el rey prudente, que no tenía modo de comprobar cuanto había de cierto en los informes elogiosos, le puso como condición llevar consigo a familias de cristianos viejos para poblar aquellas tierras.

Pero claro en aquellas fechas con la anexión de Portugal muchos judeoconversos deseaban abandonar la Península y estaban dispuestos a pagar lo que fuera a capitanes inescrupulosos que hicieran la vista gorda ante la falta de una cédula de cristianos viejos. Y hete acá que Luis de Carvajal llevó a muchos de estos sefardíes portugueses con sigo, entre ellos y para su desgracia a sus parientes que habían vuelto a practicar la Ley de Moisés. Todo esto bajo las barbas del nuevo virrey Don Lorenzo Suárez de Mendoza que llegaba para sustituir al anciano Martín Enríquez de Almansa que había sido nombrado sexto virrey del Perú.

Y es así como a partir de 1580 tenemos a nuestro flamante capitán general y gobernador del Nuevo Reino de León fundando ciudades y asentamientos, "pacificando" y cristianizando indios, aumentando los territorios... En fin una maravilla si le hemos de hacer caso a él. Justamente este último punto se le descosió, pues sus aumentos de tierras eran a costa de las concesiones vecinas y se iniciaron así los típicos pleitos por un quítame allá esa linde, de los que vino a resultar que muchas de las fundaciones de Luis de Carvajal en realidad ya habían sido fundadas antes por otros y que las nuevas apenas eran una choza en plan "visite piso piloto" o unas cuantas estacas a lo "próxima promoción de viviendas".

Tampoco ayudaron las revueltas de los pacificados indios, la verdad, ni su cruel represión y venta como esclavos, contraviniendo el mandato del virrey. Lorenzo Suárez de Mendoza, decidido a terminar con la corrupción imperante y los informes exagerados inició proceso contra él en la ciudad de México en 1583. Con Luis de Carvajal en sus horas más bajas su sobrina trató de convertirle al judaísmo, cosa que él rechazó con gran enojo. Pero para cuando se inició el proceso en 1586 dejó a su sobrino Luis de Carvajal "el mozo", judío practicante, al frente del Nuevo Reino de León. Y resultó que "el Mozo" era aún más tiránico que "el Viejo" y los indios se sublevaron, Luis "el Viejo" huyó de México en 1568 pero resultó capturado y puesto en prisión.

Allí trató de jugar la baza de denunciar a su familia por sus prácticas judías pero le salió mal y su situación empeoró; para 1589 él pasó de la jurisdicción civil a los calabozos de la Inquisición, donde ya se encontraban todos sus parientes. Condenados fueron todos en el auto de fe de 1590 a distintas penas, que Luis "el Viejo" no cumplió por morir al año siguiente y el resto de sus parientes vieron aliviadas y conmutadas por renegar del judaísmo. Cinco años después en un nuevo auto de fe fueron todos detenidos y ejecutados por relapsos.

Para saber más:
http://sefardies.es/ver_biografias.php? ... rafia=2652
http://gustoporlahistoria.com/2012/04/2 ... quisicion/
http://zertuchefederico.blogspot.com.es ... cueva.html

[*]Unos setecientos mil quilómetros cuadrados de tierra que iban desde Tampico a Corpus Christi (Texas) por la costa caribeña y se adentraban en el interior de manera incierta aunque incluían a San Luis del Potosí, las célebres minas de plata de Zacatecas, es de suponer que las actuales Monterrey, Ciudad Victoria, Reynosa y Nuevo Laredo y ya en Texas San Antonio y Austin.

Hay quién prolonga ese Nuevo Reino de León, antes de que fuera repartido, hasta el puerto de Mazatlán en el Pacífico lo que añadiría Durango, Chihuahua, y el conurbano Ciudad Juárez-El Paso entre México y la frontera de Texas con Nuevo México. Mucho me parece.


2.- La Gran Sacerdotisa de la sangre.

Muchos, muchos años después, 1962, y en la ya provincia mexicana de Nuevo León, los hermanos Cayetano y Santos Hernández huían de Monterrey buscando refugio a sus fechorías y toparon con una pequeña aldea de cincuenta habitantes dedicados a la agricultura de subsistencia. Allí idearon la mayor de sus estafas y ante los pobres labriegos se hicieron pasar como profetas y sacerdotes de los dioses Incas (sic) que habían ocultado su fabuloso tesoro en las montañas alrededor de la aldea.

Hay una película del año 54 protagonizada por Charlton Heston, "el secreto de los Incas", posiblemente eso influyó tanto para que los Hernández aludieran a los dioses peruanos como para que los aldeanos lo dieran por bueno. Para conseguir el oro y las joyas de los dioses los aldeanos dieron a los Hernández lo poco que tenían, pero éstos no conformes con la magra estafa les hicieron limpiar las cuevas de los alrededores de la montaña para usarlas en sus orgías "propiciatorias" con las mujeres y hombres del pueblo.

Todo sacrificio es poco a cambio de un tesoro innumerable. Pero eso de las orgías y las drogas no terminaba de convencer al humilde campesinado, de modo que a los tres meses ya se hacían oír voces discordantes. ¿Dónde estaba el prometido tesoro? Los Hernández pudieron largarse en ese punto y volver a la carretera pero cegados por el poder se fueron a Ciudad Victoria, pero sólo para contratar a una prostituta de dieciséis años y a su hermano y proxeneta, y regresar a la malhadada aldea con ambos. Fue así como entran en la historia Eleazar y Magdalena Solís. y la aparición de élla en la cueva espectacular, tras una cortina de humo salió totalmente desnuda proclamándose la diosa azteca Cuatlicue y reclamando satisfacción y obediencia a sus deseos sexuales.

Y ojito con desobedecerla, dos renuentes fueron linchados hasta la muerte. Magdalena Solís no estaba muy bien de la cabeza -creía con aparente sinceridad ser la reencarnación de Cuatlicue- y le embriagó la sensación de poder como a los Hernández. No la bastaba con las orgías pero cualquiera que las desaprobara tenía que ser inmolado para que élla y sus acólitos bebieran su sangre. No la bastaban las ofrendas de animales y peyote, quería mantenerse siempre joven bebiendo sangre humana.

Durante seis horribles semanas del año 1963 el pueblo fue diezmado en ceremonias dionisiacas de sexo y muerte cada vez más elaboradas. Y cuando el joven Sebastián Guerrero reunió el valor para denunciar esta escalada criminal, en Ciudad Victoria nadie le creyó. ¡Un adolescente contándoles una película de vampiros! El inspector Luis Martínez amablemente le devolvió de vuelta a casa pero ¡ay! le pudo la curiosidad.

Preocupados por la ausencia del inspector, ahora sí la policía de Ciudad Victoria se allegó a la aldea para investigar y encontraron los cadáveres descuartizados de Guerrero y Martínez, pero no pudieron detener a los culpables porque los aldeanos de la secta se atrincheraron en las cuevas de la montaña para defenderles. Resultó precisa la intervención del ejército y para cuando terminó el tiroteo los dos hermanos Hernández estaban muertos. Los Solís y doce acólitos fueron apresados. Magdalena y Eleazar sentenciados a cincuenta años de cárcel como líderes de la secta, mientras que los campesinos lo fueron a treinta. Lo curioso, para que veamos cómo funciona esto es que todos afirmaban convencidos que Magdalena Solís, la Gran Sacerdotisa de la sangre, era una diosa y no fue hasta muchos años después que reconocieron haber sido engañados para participar en crímenes sanguinarios.

Para saber más:
http://escritoconsangre1.blogspot.com.e ... sa-de.html
http://murderpedia.org/female.S/s/solis-magdalena.htm

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro