Afinadores de Cisternas & Cia.El gran embrutecimiento.

La editorial asocial, desde la mas inmunda basura hasta pequeñas joyas... (En obras)
Avatar de Usuario
ENNAS
moromielda
Mensajes: 256
Registrado: 12 Feb 2012 20:24
Ubicación: Mordor
Contactar:

El gran embrutecimiento.

Mensajepor ENNAS » 23 Abr 2014 02:30

El gran embrutecimiento es el título de uno de los últimos subcapítulos de "La montaña mágica" un libro que no se pudo publicar hasta 1924 después de trece años de trabajo por parte de su autor Thomas Mann, un hombre de buena familia y profundamente conservador que en el trascurso de su vida, al igual que le pasara a Tólstoi, a base de reflexionar sobre la condición humana terminaron derivando hacia posiciones izquierdistas, lo que en el caso del alemán le llevó a tener problemas tanto con los nazis como con los estadounidenses y de ambos países se tuvo que exiliar.

"Se juzgará que el narrador ha encargado su paleta de una manera demasiado romántica asociando la palabra embrutecimiento con el principio demoníaco y afirmando que producían un terror místico. Sin embargo, no se trataba de una fábula y nos atenemos muy exactamente a la aventura personal de nuestro héroe, aventura cuyo conocimiento se escapa a todo control y que demuestra que el embrutecimiento pueda, en ciertas circunstancias, adquirir ese carácter e inspirar tales sentimientos. Hans Castorp miró alrededor de él. No veía más que cosas lúgubres, inquietantes, y sabía lo que veía, veía la vida del tiempo, la vida despreocupada y privada de esperanza, la vida muerta.
Esa vida era activa a su manera. Existían ocupaciones de todas clases, pero, de vez en cuando, una de ellas degeneraba en una moda furiosa a la que todo el mundo se sacrificaba con fanatismo."


Este fragmento se complementa con observaciones anteriores ya hechas sobre el personaje:

"Usted siempre quiere que todo sea inofensivo, Castorp, tiene este temperamento. Es capaz de ocuparse de cosas que no sean absolutamente inofensivas, pero las trata como si las fuesen, y cree de ese modo complacer a Dios y a los hombres. Usted es una especie de cobardón y de hipócrita, querido, y cuando su primo le trata como a un perrito faldero se produce un curioso eufemismo."

"El hombre no vive únicamente su vida personal como individuo, sino que también, consciente o inconscientemente, participa de la de su época y de la de sus contemporáneos. Aunque inclinado a considerar las bases generales e impersonales de su existencia como bases inmediatas, como naturales, y a permanecer alejado de la idea de ejercer contra ellas una crítica, el buen Hans Castorp es posible que sintiese vagamente su bienestar moral un poco afectado por sus defectos. El individuo puede idear toda clase de objetivos personales, de fines, de esperanzas, de perspectivas, de los cuales saca un impulso para los grandes esfuerzos de su actividad; pero cuando lo impersonal que le rodea, cuando la época misma, a pesar de su agitación, está falta de objetivos y de esperanzas, cuando a la pregunta planteada, consciente o inconscientemente, pero al fin planteada de alguna manera, sobre el sentido supremo más allá de lo personal y de lo incondicionado, de todo esfuerzo y de toda actividad, se responde con el silencio del vacío, este estado de cosas paralizará justamente los esfuerzos de un carácter recto, y esta influencia, más allá del alma y de la moral, se extenderá hasta la parte física y orgánica del individuo. Para estar dispuesto a realizar un esfuerzo considerable que rebase la medida de lo que comúnmente se practica, sin que la época pueda dar una contestación satisfactoria a la pregunta «¿para qué?», es preciso un aislamiento y una pureza moral que son raros y una naturaleza heroica o de vitalidad particularmente robusta. Hans Castorp no poseía ni lo uno ni lo otro, no era, por lo tanto, más que un hombre; un hombre, en uno de sus sentidos más honrosos."

"No es sólo una fatiga del cuerpo y el espíritu gastados por las exigencias de la vida (pues para ésta el sencillo repaso sería el remedio más reconstituyente), sino también algo que atañe al alma: la conciencia de la duración, la vivencia del tiempo, que amenaza perderse en una monotonía persistente, la conciencia de que ella misma se halla emparentada y unida al sentimiento de la vida y que la una no puede ser debilitada sin que la otra sufra y se debilite a su vez. Se han difundido muchos conceptos erróneos sobre la naturaleza del hastío. Se cree que la novedad y el carácter interesante de su contenido «hacen pasar» el tiempo, es decir, lo abrevian, mientras que la monotonía y el vacío alargan a veces el instante y la hora patéticamente. Pero esto es inexacto, pues, siendo en ocasiones así, la monotonía y el vacío pueden abreviar y acelerar vastas extensiones de tiempo hasta reducirlas a la nada. Por el contrario, un contenido rico e interesante es sin duda capaz de abreviar una hora e incluso un día, pero, considerado en conjunto, confiere al paso del tiempo amplitud, peso y solidez, de manera que los años ricos en acontecimientos pasan con mayor lentitud que los años pobres, vacíos y ligeros, que el viento barre y se alejan volando. El hastío es, pues, en realidad, una representación enfermiza de la brevedad del tiempo provocada por la monotonía. Los grandes períodos de tiempo, cuando su curso es de una monotonía ininterrumpida, llegan a encogerse en una medida que espanta mortalmente al espíritu. Cuando los días son semejantes entre sí, no constituyen más que un solo día, y con una uniformidad perfecta la vida más larga sería vivida como muy breve y pasaría en un momento. La costumbre es una somnolencia o, al menos, un debilitamiento de la conciencia del tiempo, y cuando los años de la niñez son vividos lentamente y luego la vida se desarrolla cada vez más deprisa y se precipita, es también debido a la costumbre. Sabemos perfectamente que la inserción de nuevas costumbres es el único medio de que disponemos para mantenernos vivos, para refrescar nuestra percepción del tiempo, para obtener, en definitiva, un rejuvenecimiento, una confirmación, una mayor lentitud de nuestra experiencia del tiempo y, por ello, la renovación de nuestro sentimiento de la vida en general."


Nuestro no muy heroico protagonista pasa el tiempo adorando a otra huésped de la institución donde está recluido y el elevado lenguaje en que la evoca y la requiebra y los desencuentros entre ambos son la parte más emocionante de la novela:

—¡Poeta! —dijo ella—. Burgués, humanista y poeta. ¡Un alemán completo, como hace falta!
—Temo mucho que no seamos como Dios manda —dijo él— . Bajo ningún aspecto. Somos tal vez niños mimados por la vida, sencillamente.
—Hermosa expresión. Dime, pues... No hubiera sido muy difícil tener ese sueño más pronto. Es un poco tarde cuando el señor se decide a dirigir la palabra a su humilde servidora.
[...]
— Tienes toda la razón al decir que hablas en sueños, amigo mío.
— Sea... Déjame soñar de nuevo después de haberme despertado tan cruelmente con esa campana de alarma de tu marcha. Siete meses bajo tus ojos... ¡Y ahora, que en realidad hablo contigo, me hablas de que te vas!
— Te repito que hubiéramos podido hablar mucho antes.
—¿Lo hubieras deseado?
— ¿Yo? No me cogerás. Se trata de tus intereses. ¿Es que eres demasiado tímido para acercarte a una mujer a la cual hablas en sueños ahora? ¿O es que había alguien que te lo impedía?
[...]
Eres un joven convencido, de buena familia, de aspecto agradable, discípulo dócil de sus preceptores, que volverá pronto a las llanuras para olvidar completamente que ha hablado en sueños aquí y para ayudar a hacer grande y poderoso a su país por su trabajo honrado en los astilleros. He aquí tu fotografía íntima, obtenida sin aparato. ¿La encuentras exacta?
—Te amo —balbuceó—, te he amado siempre, pues tú eres el Tú de mi vida, mi sueño, mi destino, mi deseo, mi eterno deseo.
—¡Vamos, vamos! —dijo ella—. ¡Si tus preceptores te viesen!
Pero él meneó la cabeza con desesperación, inclinando el rostro hacia el suelo, y contestó:
— Me tendría sin cuidado, me tienen si n cuidado todos esos Carducci, la República elocuente, el progreso humano en el tiempo, pues ¡te amo!
Ella acarició dulcemente con la mano los cabellos cortados al rape en la nuca.
—Pequeño burgués —dijo —. Lindo burgués de la pequeña mancha húmeda. ¿Es verdad que me amas tanto?
[...]
— Eres, en efecto, un adulador que sabe solicitar de una manera profunda, a la alemana.
Y le puso el gorro de papel.
—¡Adiós, príncipe del Carnaval! ¡Esta noche te subirá la fiebre, te lo predigo!
Al decir esto se levantó de la silla, se dirigió a la puerta, dudó un momento en el umbral, dio media vuelta elevando uno de sus brazos desnudos, con la mano en el pestillo y, por encima del hombro, dijo en voz baja:
— No olvides devolverme el lápiz.
Y salió


Mientras, entretiene el tiempo escuchando filosofar a dos retóricos que analizan la sociedad europea:

"¡Dios mío, la virtud cívica no sabe lo que quiere! Combate la disminución de la natalidad, pero exige que los dispendios para la educación y preparación profesional de los niños sean reducidos. Y sin embargo, la multitud se ahoga, y la lucha por el pan es más terrible que todas las guerras de los tiempos pasados."

"El principio fundamental de la doctrina económica, a saber que el precio resulta del equilibrio entre la oferta y la demanda, ha sido despreciado por cristianos y marxistas de todo corazón, y han condenado los actos de los que sacan partido de las circunstancias como una explotación cínica de la miseria del prójimo. Ha habido una explotación aún más criminal a sus ojos: la del tiempo, ese delito que consiste en hacerse pagar una prima por el sencillo transcurso del tiempo; dicho de otra manera: el interés, y abusar así, para su propia ventaja y a costa del prójimo, de una institución divina, valedera para todos: el tiempo."

"Todas las corporaciones verdaderamente educadoras han sabido desde siempre lo que era realmente importante en la pedagogía: la autoridad absoluta, una disciplina de hierro, el sacrificio, la renuncia de sí mismo y la violación de la personalidad. Es desconocer profundamente a la juventud el creer que siente placer con la libertad. El placer más profundo de la juventud está en la obediencia"

"Ocurría lo mismo, dijo, en las asociaciones de estudiantes. Esas asociaciones unían para toda la vida y sabían situar a sus adheridos, y cuando no se era miembro de una de ellas resultaba difícil abrirse camino en la administración. Por lo tanto, no demostraba Settembrini mucha habilidad citando nombres célebres para dar importancia a las logias: había que admitir, por lo contrario, que, si tantos puestos importantes habían sido ocupados por los francmasones, eso no demostraba más que la potencia de la logia, que seguramente mangoneaba en el juego universal, cosa que Settembrini no quería confesar francamente."


Hans Castorp consigue dos veces a la chica rusa, la Circe, la Lilith, la de ojos de lobo de las estepas, y ambas la pierde, quizá por ello se arriesga a morir congelado durante una tormenta de nieve en la que tiene un sueño maravilloso que no os voy a contar

Y hay templarios, jesuitas, carbonarios, francmasones, judíos, antisemitas, illuminati y marxistas; también cierto es, hay gente normal, todo lo normal que pueda ser alguien que considera que el cinematógrafo es un invento grosero que sólo sirve para exhibir imágenes sensuales y violentas, ahítas de superficialidad y nocivas para el temple de un espíritu profundo.

También sale España, aunque no muy bien parada la verdad, sólo se salva Cataluña.

Podéis leer la novela on line en cualesquiera de estos dos enlaces, aunque tardéis semanas, os gustará como escribe:
http://www.busateo.es/busateo//Libros-i ... ca/PDF.pdf
http://inabima.gob.do/descargas/bibliot ... magica.pdf

Aunque en realidad yo quiero el hilo para otra cosa, es sólo que como hoy es el día del Libro he decidido regalaros uno.

Avatar de Usuario
ENNAS
moromielda
Mensajes: 256
Registrado: 12 Feb 2012 20:24
Ubicación: Mordor
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensajepor ENNAS » 25 May 2014 19:06

"El vagabundo salvaje" vale decir "el desarraigado" (the wild rover) es una canción popular de origen incierto pero que se puede atribuir a cualquier liga abstemia o movimiento anti-alcohólico ya que intenta animar a la gente a dejar la bebida mediante la repetición machacona de un estribillo pegadizo.

And it's no, nay, never,
(tres o cuatro palmaditas)
No, nay, never, no more
Will I play the wild rover,
No never no more


Cuenta la historia de un tipo que después de pasar fuera largo tiempo, gastándose todo su dinero en whiskhey y cerveza, consigue volver a casa con un montón de dinero obtenido dios sabe cómo. Lo primero que hace es ir a la cervecería que frecuentaba y engaña a su dueña haciéndole creer que no lleva dinero y pidiéndole que le fíe, ésta le rechaza diciéndole que clientes que no pagan como él los tiene a diario. Entonces el muy bribón saca diez soberanos de oro de la faltriquera y la propietaria abriendo los ojos con solaz y deleite le dice que ya sabía que estaba bromeando y que al momento le servirá los mejores vinos y licores. El paisano se marcha sin hacer consumición y se dirige al hogar de sus padres, a los que confiesa todas sus vicisitudes y yerros rogándoles que perdonen al hijo pródigo, pero de nuevo sin mencionar el dineral que ha acumulado, éstos le hacen gran fiesta por su retorno y acá termina la canción.



Es una de las canciones más populares entre los irlandeses que, juerguistas como son, suelen berrearla cuando van completamente borrachos, medio en serio, medio en broma, pero siempre con toda su alma, un poco en plan "de verdad que mañana lo dejo". Eppur si mouve, funciona tarareártela con cierta sorna cada vez que estás ocioso y vas a la alacena a servirte un whisky tras otro por matar el tiempo y tus neuronas de paso; también es útil canturrear su machacón estribillo cada vez que te apetezca encender un cigarrillo. Al menos a mí me sirve, no garantizo resultados. Y supongo que no es más que intentar combatir dos adicciones a base de aferrarme a otra consistente en una melodía de las que cuesta sacar de la cabeza y que en el fondo se está riendo de mí.

Intentadlo, como decía Sherlock Holmes al doctor Watson "conoce mis métodos, aplíquelos, será instructivo comparar resultados".

La idea sigue siendo utilizar este hilo para ir publicando cuentos. Estar están, sólo es la indolencia, más que la falta de tiempo lo que hace que no los edite. Y que Wild Rover no siempre consigue evitar que eluda mis compromisos autoimpuestos a base de destrozarme el estómago con güisqui peleón.

Avatar de Usuario
ENNAS
moromielda
Mensajes: 256
Registrado: 12 Feb 2012 20:24
Ubicación: Mordor
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensajepor ENNAS » 06 Jun 2014 19:14

Lorena Dorado.

I - Huntington Beach.

Imagen

Durante mucho tiempo California fue la frontera norte del Imperio Español en las Américas, nada había en élla que interesara a los virreyes gobernadores de Nueva España. Allá vivían pueblos de recolectores-cazadores cuyo mayor animal doméstico era el perro y su principal alimento las bellotas. Apenas conseguían las misiones jesuitas en su labores evangelizadoras convencer a los europeos de asentarse en la zona. No se fundaron localidades costeras pese a que la ruta de tornaviaje del Galeón de Manila alcanzaba la costa norteamericana un poco al sur de la Bahía de San Francisco y de ahí viraba hacia el sur siguiendo la línea de costa hasta el puerto de Acapulco. Pero todo esto iba a cambiar.

En tiempos de Carlos III se decidió emprender el que sería último proceso colonizador español en el Nuevo Mundo. Siendo el cuadragésimo sexto virrey de Nueva España el noble sevillano Antonio María de Bucareli y Ursúa, Henestrosa y Lasso de la Vega (1766-1779), en nombre de Su Majestad encomendó a la recién llegada Compañía Franca de Voluntarios Catalanes -un regimiento de infantería ligera de montaña- una expedición por tierra y mar a lo largo de la costa del Pacífico Norte. Dos causas y un objetivo tenía esta disposición. Las causa interna era reemplazar en las misiones a los expulsados jesuitas por franciscanos. En la externa, el imperio tenía obligación de hacer acto efectivo de presencia ante las expediciones inglesas de James Cook y el desembarco de rusos en Alaska. Y así el objetivo no podía ser otro que la fundación de pueblas, presidios, misiones y fuertes a lo largo de la costa del Pacífico norteamericano.

De este modo el 24 de marzo de 1769 el noble aragonés Gaspar de Portolá de Rovira, gobernador de las Californias, dió orden de partir a los tres navíos y la vanguardia terrestre al mando del capitán Fernando Rivera y Moncada, asistido por el ingeniero y cartógrafo Miguel Costansó y el cronista fray Juan Crespí a quienes debemos el relato de la gesta. El propio Portolá estaba al mando del grueso del grupo expedicionario, entre los que viajaba fray Junípero Serra, que alabó las instrucciones de tener contactos pacíficos con los aborígenes que pudieran encontrarse en aras de obtener suministros y ayuda en su largo avance hacia el norte, tan largo como fuera preciso pues la idea era encontrarse con los destacamentos rusos para que no se internaran más en América.

Fueron los buques los primeros en arribar a San Diego a principios de abril y allí establecieron la primera ciudad de California, pero lo hicieron en tan mal estado de salud que ni siquiera la llegada de las dos columnas terrestres pudo evitar sus muchas bajas por escorbuto. Así las cosas, Portolá no tuvo otra que seguir por tierra rumbo norte hasta descubrir la Bahía de San Francisco. Ulteriores expediciones se mandarían más al norte fundado fuertes en la isla de Nootka al noroeste de la isla de Vancouver y en la bahía Bucareli frente a las costas de Alaska.

El voluntario catalán, Pere Fagés El Oso, cuyo mérito había sido descubrir la ruta costera de los indios que es la actual Ruta 101 estadounidense (de importancia en este relato como luego se verá) quedó al mando de la zona para gran disgusto de fray Junípero, pues entregó grandes lotes de tierras a sus acólitos a costa de las misiones franciscanas. Uno de los beneficiarios fue un mulato llamado Miguel Nieto agraciado con ciento sesenta y siete mil acres un poco al sur de la recién fundada Puebla de Los Ángeles.

Imagen

Y fue en la franja costera de aquel formidable Rancho Los Nietos, una mínima parte de su extensión, donde el magnate de los ferrocarriles Henry E. Huntington invirtió en la venta de terrenos a bajo precio. Es en aquellos tiempos cuando se empezó a construir el espolón que hoy es el edificio emblemático de la ciudad que hoy lleva su nombre.

Imagen

Grande debió ser el alborozo de los afortunados compradores cuando se descubrió petróleo a principios del siglo XX, pues esa pasó a ser la principal fuente de riqueza de la villa hasta que se construyó la factoría de la MacDonnell-Douglas para partes de los cohetes Saturn IV-B y Saturn V dentro del Programa Apollo. Este enlace a un set de fotos permite apreciar desde la ubicación de la factoría a los vehículos fabricados para la NASA, explicadas cada una en la pestaña "caption":

http://www2.ocregister.com/multimedia/b ... istory.swf

Junto a este desarrollo casi ejemplar del crecimiento del capitalismo productivo estadounidense, de los ferrocarriles al petróleo y de ahí a la era espacial, fue desarrollándose una industria turística en sus quince quilómetros tendidos de playa batida por el poderoso océano. De hecho a los aproximadamente doscientos mil lugareños les gusta considerarse la capital del surf.

Imagen

Este cuento va a empezar a finales de la década de los sesenta, cuando los hombres grises aún no se atrevían a salir de sus oscuras covachas universitarias para invadir nuestro planeta con sus iracundas diatribas contra todo el que se opusiera a la eficacia, la eficiencia, la competitividad y el individualismo. Cuando California evocaba el sueño americano, no un estado quebrado, y sus playas florecían de pequeños negocios privados y respeto al prójimo y a las normas comunes.

Por si alguien no viera claras las diferencias entre el capitalismo de aquellos tiempos y el que nos ha impuesto la Escuela de Chicago, acá va un vídeo sobre lo que los turistas de Huntington Beach entienden hoy día por diversión:



Como comprobó María Antonieta si la gente no tiene ni para comprar pan reírse de éllos diciéndoles que consuman pasteles puede suscitar su indignación.

Avatar de Usuario
ENNAS
moromielda
Mensajes: 256
Registrado: 12 Feb 2012 20:24
Ubicación: Mordor
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensajepor ENNAS » 13 Jul 2014 14:03

Me estoy volviendo un viejo gruñón.



"Gvarab was old enough that she often wandered and maundered. Attendance at her lectures was small and uneven. She soon picked out the thin boy with big ears as her one constant auditor- She began to lecture for him. The light, steady, intelligent eyes met hers, steadied her, woke her, she flashed to brilliance, regained the vision lost. She soared, and the other students in the room looked up confused or startled, even scared if they had the wits to be scared. Gvarab saw a much larger universe than most people were capable of seeing, and it made them blink. The light-eyed boy watched her steadily. In his face she saw her joy. What she offered, what she had offered for a whole lifetime, what no one had ever shared with her, he took, he shared. He was her brother, across the gulf of fifty years, and her redemption."

El entorno no ayuda. No ayuda ver ancianos vistiendo sus galas para salir para disimular que van a comedores sociales. No ayuda un espacio público tomado por mendigos y desarraigados. No ayuda que todas las semanas te convoquen contra un deshaucio en alguna calle cercana.

No ayuda que las antiguas panaderías, fruterías, carnicerías o pescaderías fueran sustituidas por mini-tiendas supermercado regentadas por chinos que amables y obsequiosos te acompañaban en tu compra metiendo los productos en la bolsa para que no te dieras cuenta de que estaban caducados, y a su vez, estos laboriosos y ladinos establecimientos de alimentación estén siendo desplazados por freidurías a cargo de sudamericanos que ofrecen el combo burguer-kebab-pizza-hot dog, comida sana y de calidad para el nene y la nena, en los que no obstante la gente se abstiene de entrar, sólo muy de cuando en cuando ves un grupito de gitanitos güenos o quiza sean payos empobrecidos aparentando ser gitanos.

No ayuda tener que hacer la compra en centros comerciales. No ayuda que te ofrezcan merluza del Índico o lubina chilena, carne argentina cortada a la española o jamones rumanos, bolsas de naranjas marroquíes o arpilleras de patatas francesas. No es una cuestión de si son de más o menos calidad. La cuestión es cómo pueden ser tan barato transportar productos perecederos de una punta a otra del globo. ¿Es que el combustible lo regalan? ¿Acaso agricultores, ganaderos o pescadores trabajan gratis?

Así que abrir las páginas de información y encontrarte petulantes alabando las bondades del sistema hace que un pensamiento instantáneo, casi como acto reflejo condicionado, te sobrevenga: Un piolet en la cabeza.

Imagen

"In his first burst of new resolutions he had made a point of getting to know Gvarab better. She responded as well as she could, but the winter had been hard on her; she was ill, and deaf, and old. She started a spring course and then gave it up. She was erratic, hardly recognizing Shevek one time, and the next dragging him off to her domicile for a whole evening’s talk. He had got somewhat beyond Gvarab’s ideas, and he found these long talks hard. Either he had to let Gvarab bore him for hours, repeating what he already knew or had partly disproved, or he had to hurt and confuse her by trying to set her straight. It was beyond the patience or tact of anyone his age, and he ended up evading Gvarab when he could, always with a bad conscience."

Os voy a decir por qué leo el diario.es. Porque no habla de deportes, salvo algún articulillo sobre los tejemanejes económicos. Pero no deja de ser un producto comercial destinado a gratificar a sus consumidores, basta con leer los sulfúreos comentarios de los lectores. Todos los de derechas son tontos y malos y seguro que además les huelen los pies.

Por contra la revista de entertaiment for gentlemen (no, Playboy no; Jot Down) saca artículos a tal velocidad que más que bocados de calidad ofrece paletadas de pienso compuesto que hay que deglutir sin saborear. Y de un tiempo a esta parte la mitad de las entradas siguiendo a la prensa generalista van de fútbol, dentro de que en consonancia con sus pares casi todos los artículos son de opinión. Y por no significarse frente a los demás medios, sus redactores futboleros componen textos entusiásticos, hiperbólicos, perifrásticos, analépticos, epifrásticos y sinestésicos. Todo para dorar unos partidos ramplones, donde más que juego hay deporte y antes que diversión, ejercicio de resistencia. Ni que tuvieran la exclusiva de las retransmisiones.

Creo que los redactores no se dan cuenta de lo molesto que resulta este exceso de alabanzas hacia quienes no las merecen. Como en otros momentazos como Madrid 2020, el comando terrorista itinerante Gamonal, o los cientos de miles de millones de españoles de todos los multiuniversos que se congratularon por la coronación de Felipe VI. Y luego los periodistas acusan a los políticos de no ver la realidad: Será porque les leen. Y luego los periodistas se preguntan por qué bajan las ventas y las audiencias: ¿Quiénes son los que no ven la realidad?

Digamos que en el pasado se pudieron crear gustos y opiniones uniformes por falta de canales de información, a día de hoy la competencia entre los medios nos ha llevado a tal inundación que tenemos que permanecer en el techo de nuestras casas voceando asustados a los de los islotes vecinos.

Imagen

"He was finishing his third year at the Institute when Gvarab died. He asked to speak at her memorial service, which was held, as the custom was, in the place where the dead person had worked: in this case one of the lecture rooms in the Physics laboratory building. He was the only speaker. No students attended; Gvarab had not taught for two years. A few elderly members of the Institute came, and Gvarab’s middle-aged son, an agricultural chemist from Northeast, was there. Shevek stood where the old woman had used to stand to lecture. He told these people, in a voice hoarsened by his now customary winter chest cold, that Gvarab had laid the foundations of the science of time, and was the greatest cosmologist who had ever worked at the Institute. “We in physics have our Odo now,” he said. “We have her, and we did not honor her.” Afterwards an old woman thanked him, with tears in her eyes. “We always took tenthdays together, her and me, janitoring in our block, we used to have such good times talking,” she said, wincing in the icy wind as they came out of the building. The agricultural chemist muttered civilites and hurried off to catch a ride back to Northeast. In a rage of grief, impatience, and futility, Shevek struck off walking at random through the city.

Three years here, and he had accomplished what? A book, appropriated by Sabul; five or six unpublished papers; and a funeral oration for a wasted life.

Nothing he did was understood. To put it more honestly, nothing he did was meaningful. He was fulfilling no necessary function, personal or social. In fact — it was not an uncommon phenomenon in his field — he had burnt out at twenty. He would achieve nothing further. He had come up against the wall for good."


El Mundial está siendo acorde a la bazofia cultural que nos propina el siglo XXI. Incluso el célebre 1-7. Un equipo que sufrió para ganar a Argelia en la prórroga golea a unos impostores vestidos con la camiseta de Brasil. Al parecer Nike es la gran triunfadora pese a que Iniesta fallara en tres partidos más pases que en toda su vida, Rooney por fin a su tercer intento colara un gol en competición que no sirvió para nada, Cristiano Ronaldo al menos no se lesionó, cosa que si hizo Neymar, el único que se estaba salvando. ¿Y cómo es entonces que están tan satisfechos?

Bueno pues gracias a David Luiz uno de esos defensas centrales que (ésto los del Madrid y el Barça lo van a pillar a la primera) es guapo y desenvuelto, se incorpora con facilidad al ataque y no tiene ni puta idea de defender como demostró en el primer gol alemán y el segundo neerlandés. Pero el tipo vende por su bonhomía y presencia. Ha fracasado en todos los clubes donde ha jugado pero ahí sigue. Que vista ha tenido Mourinho al largarle por un pastizal antes del Mundial.

El hecho clave para entender el fenómeno David Luiz es su fanatismo religioso, es un evangélico, como Fernandinho al que su religión ha garantizado la titularidad, como se la obsequió a Fred que no cuela un gol ni a su hija en la puerta del garaje ofreciéndole el puesto de delantero centro de la canarinha. La concentración brasileña tenía una imagen de la virgen ante la que prosternarse antes y después de los encuentros (falta les hacía vistos sus escasos méritos). Hasta el sargento bigotón afirmaba que tras años sin pasar por una iglesia durante el mundial había acudido a orar. Muchos rezos y ríos de lloros, eso ha sido la otrora despreocupada y alegre Brasil. Religiosidad acartonada y épica peripatética.

¿Cómo voy a querer que gane Argentina? ¡Si es el mismo modelo utilitarista! Clasificarse de cualquier manera, mirar por el resultado cortoplacista, no pararse a pensar en las consecuencias de su exitismo. Capitalismo extractivo-corporativo en estado puro. Ganancias parasitarias y el que venga detrás que arrée.

¿Me pongo cínico? Puesto que este mundial es una mierda, bien está que lo gane un equipo de mierda.

¿Me pongo socrático? Y bué, que gane Argentina, y peor para el fútbol.

¿Cómo les dices a tus muchos amigos argentinos que ni merecen ganar, ni apruebas su delirante exhultancia?

¿Cómo no voy a querer que gane Argentina?



Me cuesta mucho comentar nada porque no consigo ocultar mi irritación.

Todas las citas en inglés pertenecen a "Los desposeídos" de Ursula K. Le Guin

Avatar de Usuario
Dolordebarriga
Companys con diarrea
Mensajes: 8930
Registrado: 06 Nov 2002 20:38
Ubicación: Ambigua

Re: El gran embrutecimiento.

Mensajepor Dolordebarriga » 14 Jul 2014 21:09

Eres un tío sumamente raro, pero me gustas. Seguramente me gustas más tú que tus textos. Yo creo que por raro.
YO ESTOY INDIGNADO

Avatar de Usuario
ENNAS
moromielda
Mensajes: 256
Registrado: 12 Feb 2012 20:24
Ubicación: Mordor
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensajepor ENNAS » 27 Jul 2014 19:10

La verdad es que no se escribir bien. No os sintáis mal, a mi tampoco me gusta mucho de lo que escribo una vez lo veo publicado. Ahora sí, el post que iba acá:

Lorena Dorado.

II - Mechas californianas.



La familia Dorado era propietaria de una heladería en la playa de los perros. No de esas lujosas italianas con bandejas de helados de leche, sino una caseta de helados de hielo coloreados, barras de fürst pückler para cortar en porciones que se sirven entre dos cuadrados de barquillo, flashes, chucherías, dulces, un calentador de agua eléctrico para hacerse el café y otros usos (pues no faltaba la joven madre que acudía preguntando si podía descongelar el potito o calentar el biberón de su bebé) y alguna que otra lata de cerveza hábilmente camufladas para consumo personal del dueño y sus amigotes si decidían pasarse por allí.

Atendían el negocio la hermana y la esposa de Jaime, un mecánico que había encontrado empleo en el concesionario que Harley-Davidson tenía en Cerritos tras la gran huelga de 1969 motivada por los despidos masivos en las factorías que efectuaron sus nuevos propietarios. A la veterana compañía motociclista no le iba bien, su calidad había bajado y era incapaz de competir con las Honda, Kawasaki, Suzuki y Yamaha, más poderosas y modernas pero sobre todo con menor consumo y precio. Así que mientras los directivos de Harley-Davidson andaban piándole al gobierno para que reimplantara el impuesto del 40% sobre las motos de importación que tanto les había favorecido tras la II Guerra Mundial (y que el gobierno de Reagan aprobaría en 1980), Jaime Dorado creyó más conveniente montar otro negocio como salvavidas para cuando vinieran mal dadas.

No era una vida fácil, no era una vida dura, nada hay de heroico en cuanto se va a contar. Él madrugaba para cumplir con el turno de mañana, la madre y la hermana llevaban a sus respectivos hijos a sus colegios antes de abrir la heladería. Al terminar la jornada Jaime volvía a la carrera en su moto, cogía la ranchera familiar y hacía recolección de críos para poner rumbo a la heladería de la playa. Allá ayudaba él tanto como estorbaban los peques, así que alguna de las dos mujeres se tomaba la tarde libre para tenerlos correteando por las arenas.

Así iba creciendo la protagonista del relato, Lorena, cuando no era más que otra de tantas niñas como definió con ternura David Foster Wallace, "todo coletas, naricitas como botones y boquitas de fresa". Algo regordeta -siempre tendrá problemas de sobrepeso por su afición a picotear entre horas- y de de un carácter dulce (de lo que se come se cría, ¿no?) y amistoso que no perderá con la edad.

No muy buena estudiante por su afición a la cálida y húmeda molicie playera, su clase favorita fue educación física. Un buen trimestre el profesor imbuido de espíritu olímpico y por variar la rutina del atletismo, football (lacrosse para la chicas), baloncesto y béisbol (softball para éllas), decidió incluir deportes inusuales en las prácticas. Una de esas pruebas raras era la lucha grecorromana, los gallitos del instituto se pusieron a éllo con entusiasmo mientras las chicas hacían corro y miraban de soslayo como si no fuera con éllas la cosa. Pero una vez que hubieron concluido los chicos, el profesor se dirigió a las alumnas y les pidió que se emparejaran. Era su turno.

Las pobres chavalas se miraban entre sí, ponían caras de circunstancias, resoplaban alguna risita nerviosa... Posiblemente todas pensaban que era ridículo, que las chicas no luchan, pero eran otros tiempos y los niños no replicaban a sus mayores, así que obedecieron. El primer movimiento de Lorena fue agacharse sin flexionar las piernas, doblando el torso y tratar de coger las piernas de su oponente para atraerla hacia sí. En puridad usaba la misma mecánica que cuando tratas de levantar un bebé en brazos, sólo que aplicado a otra persona de su tamaño el resultado fue que las dos se pegaron un tampanazo contra la colchoneta; por suerte para su amor propio Lorena quedó encima de su rival.



Fuera del instituto Lorena estaba integrada en el entorno de la cultura la playa, y ansiosa por convertirse en una "auténtica" chica de California. Compartir el mismo hard rock angelino tan grato a los oídos de surferos y moteros. Disfrutar de fiestas en torno a la hoguera durante las cortas noches de verano. El desparpajo y lozanía de la juventud, la vida activa entre los chicos de la playa, sus pocas ganas de recluirse para estudiar y aún menos de encadenarse a un trabajo, el pelo teñido de rubio desde la adolescencia en contraste con su piel morena natural, todo eso la va a ayudar a conseguirlo. No es un bellezón, pero es resultona.

Si el narrador que esto escribe tuviera algo de talento pudiera venir ahora su paso a la vida adulta y cómo se inició en ella. Pero me temo que no tengo mano ni sensibilidad para contar los primeros pasos de una mujer, de los cambios de su cuerpo y de su gusto, de sus inseguridades y sus humores, de su primer amor o su primera vez.

A cambio de la falta de romanticismo de literatura para chicas, os contaré sus primeros atrevimientos junto con sus amigas del alma. Incitadas por élla, para hacerse las mayores sin renunciar a ser jóvenes, con más miedo que vergüenza, se apuntaron a concursos de belleza playeros, ya sabéis, de ésos en bikini o camisetas mojadas para que aúllen los muchachotes. Si no luces tu cuerpo cuando eres joven ¿cuándo lo vas a hacer? y esto vale lo mismo para los hombres, anda que no nos gusta presumir de nuestras hazañas deportivas de jovencitos.

Lorena recuerda de aquello el buen ambiente que había entre las concursantes, ya dije que es una persona muy dulce. Las profesionales del circuito reclutaban a las novatas aficionadas más jaleadas. Y oye, sin dejar de ser una diversión de juventud exhibirse era también una suerte de trabajo sin muchas exigencias mucho más apetecible que cajera de supermercado o chica de la limpieza u oficinista a tiempo parcial, dónde va a parar. Aunque las despreocupadas apariencias engañan, siempre surgen complicaciones en forma de hombres, sean clientes sobones o empresarios abusones, que en el sector del ocio abundan tanto los unos como los otros; y a la larga no tienes futuro en perspectiva.

Creo que ya va siendo hora de que conozcáis a la persona real cuya vida no corresponde exactamente en la realidad a lo que estoy ficcionando.


Avatar de Usuario
ENNAS
moromielda
Mensajes: 256
Registrado: 12 Feb 2012 20:24
Ubicación: Mordor
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensajepor ENNAS » 07 Sep 2014 21:44

Tragedia de los comunes.

Yo quería perder unos quilos, bajar de los noventa, no más. Pensé de que productos abusaba y me recaté del alcohol y del pan.



Pero hete aquí que te hete, ¡ay!, que los daños colaterales (si tal se pueden llamar) me hace hablar con más soltura, sin trabucarme ni vacilar, pero me han secado el cerebro. Sin imaginación, sin ideas, en blanco. No soy capaz de escribir nada interesante.

1.- Todos los gatos muertos.

Esa ha sido la primera novedad cuando he llegado al pueblo.

Los gatos locales disponían de gran territorio; las casas de sus amos como cubil y todas las de los emigrados y veraneantes como zonas de caza y paso. Teníamos de habituales convidados a los mininos de los vecinos, hijos de mil padres (los felinos, no las personas), entre ellos una gata moteada de negro, naranja y blanco cuyo dueño aseguraba que llevaba con él más de veinte años, viejísima y lenta como era aún traía pequeñas camadas de apenas dos cachorros al mundo.

Los gigantescos y temibles mastines de los pastores y los sabuesos de frágil cuello y enormes orejotas caídas de los cazadores estaban tan acostumbrados a su omnipresencia que ni se molestaban en asustarlos. Así que su único predador natural era la garduña del sotobosque que rodea al pueblo y aún ésta con ser feroz, solo atacaba a las crías. Hasta ahora.

Un vecino molesto con el desparpajo gatuno a la hora de pasearse por casa ajena, no ha tenido otra ocurrencia que llenar el patio de su casa con carne picada de casquería envenenada con estricnina, para que los gatos una vez comidos se fueran a morir bien lejos. Y oye, está en su casa y puede hacer en ella lo que quiera, son las ventajas (¿?) de la libertad.

2.- La paella comunal.

En pueblos del norte de Palencia y a mediados de agosto se celebra la feria del cangrejo. Extinguida que fue la especie autóctona unos treinta años ha, se repoblaron el Pisuerga y sus subsidiarios con el cangrejo americano, un pequeño blindado articulado de grueso caparazón y magras carnes, brazos como Popeye y patitas de alambre que no obstante le permiten montarse expediciones por tierra firme.

Adquiere tras su cocción un rojo bermellón intenso y una rigidez de cigala. Embebidas sus carnes en la salsa vegetal, aceitosa y ligeramente picante de las grandes cazuelas, el mismo caldo en los que los sumerges enteros, son un plato muy solicitado. Aunque menos que la tradicional paella, o arroz caldoso con cangrejo de río para no suscitar la irritación de los levantinos.

Es el caso que en O*** celebraban sus fiestas con una de estas "paellas" para todo el vecindario, en plan comida comunal con gigantescos recipientes donde prepararlas, hectolitros de agua, decalitros de aceite, quilos y quilos de arroz, canastas enteras de cangrejos, decenas de panes de a quilo y cajas de tintos del Duero. Tableros de patas desmontables y bancos corridos, los paisanos sólo tenían que llevar plato, vaso y cubertería.

Principiaron algunos por apartarse de las mesas comunales recién servidos para comer por su cuenta. Siguieron otros la escalada separatista llevándose los platos humeantes a su casa para no ver a los demás... A la final la comisión de fiestas que se pasaba la mañana preparando la "paella", montando el comedor y sirviéndola a sus vecinos se quedaba sola para fregar y recoger el tingladillo. Y para peor los veraneantes, exigentes, les metían prisa para comer a su hora, que para eso pagaban.

Total que para estar así, dejó de hacerse la "paella". Este año han tratado de volver a ponerla en marcha. Lo primero que han hecho los emprendedores con iniciativa es pedir una subvención al Ayuntamiento y otra a la Diputación palentina. Lo siguiente contratar a un profesional de la materia un afable anciano que viviendo de las rentas que le proporcionan el restaurante que posee en Santander cerca del puerto pesquero y una granja de ganado vacuno y equino en Maliaño, gusta de sacarse unos dinerillos practicando su afición favorita: preparar paellas para cientos de comensales o bocadillos de decenas de metros de largo.

http://www.paellasgigantesvicente.com/

3.- Soldadores vizcaitarras.

Tras el desmantelamiento del emporio siderúrgico estatal en la ría del Nervión las pequeñas empresas asociadas supieron salir adelante imitando el modo de vida de los antiguos chamarileros que iban de aldea en aldea reparando los calderos de bronce o trocándolos por ollas de aluminio. Los cualificados trabajadores del metal norteños diéronse a la vida transhumante en función de los intereses de la megacorporación para la que trabajaran. Así fabricantes de moldes de vehículos hasta entonces empleados por la estatal SEAT pasaron a fabricar esos mismos moldes para las factorías de la Audi-Volkswagen en Dortmund o Sao Paulo. Quienes trabajaban subcontratados en las refinerías de Cartagena y Puertollano pasaron a hacerlo en Bizerta, Orán o Argel. Quien se empleaba en centrales hidroeléctricas o nucleares en suelo patrio pasó a realizar esas mismas labores para la Alston en Gran Bretaña, Alemania, Suiza o Italia.

Es el caso que una petrolera noruega necesita reponer sus tubos de embarque, pequeños oleoductos submarinos que llevan el petróleo de las plataformas marinas a las boyas de carga donde llenan sus depósitos los navíos petroleros. Por razones de seguridad, y más en el tempestuoso Mar del Norte, no se permite que los megabuques se acerquen a menos de media milla de la plataforma extractora. Las tuberías han de resistir bajo el agua marina los embates del oleaje sin tener fugas y por motivos comprensibles las partes más sufridas son las soldaduras entre los diferentes codones de no más de cuarenta y cinco grados de torsión que son necesarios para cubrir el trayecto.

El dinero no representa problema alguno para los noruegos y están dispuestos a hacer (y pagar a buen precio) las pruebas en seco que sean necesarias hasta contratar al equipo de soldadores de la empresa vasca. Un equipo de expertos se ha desplazado desde Escandinavia para realizarlas. La empresa no sólo ha dispuesto lo mejor de su personal sino que abrumada por la cantidad de trabajo puntual está dispuesta a contratar a brigadas enteras de soldadores. Hasta sesenta candidatos llegan a ser probados a lo largo de una jornada de trabajo; las pruebas, ocioso es repetirlo, son severísimas.

Una de las primeras cosas que notan los veteranos es lo chapuceros que son los jóvenes soldadores, por lo general procedentes del sector de la construcción, cada juntura es un pegote de metal fundido que además de su mal aspecto ni siquiera garantiza que no haya microfugas.

Esto es lo que trae una Formación Profesional competitiva y eficaz volcada con la electrónica e informática (éllos) o administrativos y peluquería (éllas), que ya nadie opta por las viejas profesiones industriales de delineantes, soldadores o torneros.

Breve interludio musical que no viene a cuenta pero va.


4.- El gentilhombre liberal, breve e incompleto manual de urbanidad para el siglo XXI.

Sea tu lema "¡Charlie no hace surf!" y muestra tu independencia evitando las tareas comunes. No el trabajar, ojo, sino el hacer lo mismo que hacen los demás. Si hay que levantar una pared, ponte a limpiar el coche; ¿toca limpieza general?, ordena tus trastos viejos en mitad del salón. Ya terminaron con la labor: Ve detrás remozando lo que hicieron pues seguro que no es de tu gusto.

Si en la mesa alguna comida escaseara pídela para ti, no es óbice si no te gusta, lo importante es quitársela a los demás; mas como siempre hay algún retrogrado cristiano o izquierdista dispuesto a compartir, en el mismo momento que álguien diga -"te cedo la mía", responde con presteza -"pues ya no la quiero".

Ante todo los principios. No dejes que te amilanen las caras de circunstancias de los demás. Al contrario, ¡ésas miradas aviesas son tu mayor triunfo!, la prueba de que no eres uno más del rebaño. ¿No te encanta el olor a victoria a cualquier hora?

Imagen

5.- Frasier has left the building.

La única tienda del pueblo es un bar. Esto es España. Y como lo es, a lo largo de los noventa resurgieron los Familiares de la Inquisición prestos a denunciar las faltas ajenas. Había que echar al corrupto. Acabar con la corrupción.
Era tenedor de libros (custodio del cofrecillo más bien) el antiguo "alcalde" del pueblo, edil que lo fue con Franco, con la UCD, con el PSOE y el PRC y lo hubiera sido del PP de no ser por los familiares de la Inquisición que, puros de corazón, no toleraban tanto veletismo político o por mejor decir no soportaban a nadie que tuviera algo que ver siquiera de refilón con los socialistas.

Así que porfiaron y porfiaron siendo la base de la acusación que el ínclito había apañado terrenos del común en beneficio propio, cosa que hemos hecho todos los vecinos pero sólo él ha sido desprestigiado por ello.
Y dijéronnos con voz ahuecada -"¿Si ha sido capaz de quedarse con tal huerto, cómo no va a haberse robado el dinero de la cantina? Ya conocéis el razonamiento: Si veo porno ¿cómo no voy a ser pederasta?, si fumo tabaco, ¿cómo no voy a fumar crack?, si digo que el capitalismo especulativo nos lleva a la ruina ¿cómo no voy a poner coches-bomba y pegar tiros en la nuca?

Así pues entre broncas de taberna los justos y buenos depusieron al tirano y eligieron un triunvirato de personas de orden, de los de toda la vida entre el hastío de los no implicados. Había llegado la paz al boliche. Lástima que durara tan poco. Ahora los triunviros están enfrentados entre sí lanzándose acusaciones mutuas de corrupción. Y la verdad, traen unos vinos que no hay quien los beba pero que son los favoritos de cada uno de éllos por su precio.

6.- Reverendo Padre, yo me acuso...

Imagen

De quedar como un señor al ofrecer a cualquier mujer con la que quiero convivir el compartir las labores de casa, siendo que cuando vivo sólo las hago yo por completo. Es justo señalar que ninguna me ha dicho -"Oye, oye, no. Que yo vengo acá para follarte (si eso te sube el ego) pero de cocinar, planchar, limpiar y hacer la compra te encargas tú como hasta ahora."

De pasar un mal rato en la farmacia cuando tengo que pedir un NuvaRing para élla. Qué sofoco.

De considerar de un modo inconsciente que todos los enfados femeninos son por motivos sentimentales. Soy incapaz de plantearme en primer término que una mujer puede estar cabreada por un atasco de tráfico, o el transporte público en hora punta, o la cola del centro comercial, o un mal día en la oficina.

De no ser capaz de escuchar a una mujer sin interrumpirla. Con los hombres me limito a desconectar cuando no me interesa y escuchar atento si me importa.

De pensar que cuando cuentan sus problemas esperan que yo se los solucione como si fuera el Búho Nocturno salvando a su chica del Doctor Manhattan y Ozymandias (exactamente ésa es la imagen). Ni se me pasa por la cabeza que sus batallitas sean en plan "yo que le iba a contar lo de García, y de cómo le he parado los pies".



Creo, padre, que trato a las mujeres como si fueran niñas pequeñas. En mi descargo diré que los falsos malotes también eligen a chicas de menos edad y éstas a su vez los escogen por creerse que son más expertos sin plantearse que si están libres (éllos) es porque todas las chicas de su generación (de éllos) han pasado de sus respectivos traseros.
Perdóneme padre, pero entiendo que si los jóvenes y las jóvenes tienen esos comportamientos desinhibidos en las fiestas es debido a que su precariedad laboral los hace estar hoy aquí y mañana allá. Por la misma razón éllas se sacan fotos para poder mantener a distancia una remedo de relación estable.

¿Padre, he pecado?


Avatar de Usuario
ENNAS
moromielda
Mensajes: 256
Registrado: 12 Feb 2012 20:24
Ubicación: Mordor
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensajepor ENNAS » 29 Nov 2014 20:22

Érase una vez que se era un matrimonio italoamericano con dos hijos a cuestas y otro por venir. El joven padre se ganaba la vida como contratista de obras al sur de Filadelfia, en lo que ya eran comunidades del vecino estado de Nueva Jersey al otro lado del río Delaware con respecto a la señorial ciudad, por especificar más entre Sewell y Turnersville. La madre trajo al mundo a la primera de otras cuatro niñas y otro niño más que tendría la pareja; era un 9 de marzo de 1958 y a la recién nacida la bautizaron con el mismo nombre que su madre, Clorinda.

Profundamente católicos -más tarde cuando Clorinda fue famosa comentó medio en serio medio en broma que en realidad sus padres sólo habían hecho el amor unas ocho veces en todo su matrimonio- dieron a sus hijos una educación basada en partes iguales en el esfuerzo y la religiosidad. La abigarrada chiquillería competía por la atención de sus padres a base de destacar en sus respectivos colegios obviamente católicos por sus buenas notas y mejores conductas. Como primera entre sus hermanas, Clorinda se resentía de la escasa atención que obtenía, del ruido que metían sus hermanitas y de tener que ser su guardiana y ejemplo en el colegio. Pero las monjas adoraban a aquella chica larguirucha, empollona y seriota, tanto como ella se desfogaba de aquella disciplina estricta y los horribles uniformes oscuros jugando al baloncesto con una muy poco femenina ferocidad reboteadora, amén de fumar a escondidas lo que le costó la expulsión del baile de graduación.

Su buen expediente académico propició su ingreso en el Rosemont College, la sección femenina de la católica Universidad de Villanova (Pensilvania). Rodeada de hispanas ricas -a las que detestaba- deseosas de parecer wasp, peliteñidas, maquilladas en tonos pastel, con descocados vestidos de colores, a Clorinda le entró el típico prurito knickerbocker de vestir de oscuro (élla que odiaba los uniformes) y sin maquillar. Pero se ganó un puesto en las representaciones teatrales justo por su contención, su falta de aspavientos y una voz ya moldeada por el tabaco pero oscura y poderosa. Para más distinguirse de aquellas buscanovios, y como es propio de una enseñanza católica se hizo devota de Nietzsche y de Marx; aspiraba ya en plan gran dama del Este a ser la versión femenina del gran abogado laboralista Clarence Darrow.

http://en.wikipedia.org/wiki/Clarence_Darrow

Gran disgusto causó a sus padres la sorpresa de que tras graduarse en 1980 en ciencias políticas, había preferido matricularse en la prestigiosa Circle in the Square Professional Theater School en Mahattan. Todo el dinero ahorrado para la Universidad se fue en pagar las clases y compartir un apartamento en el vecino barrio portuario de Hell's Kitchen con otro aprendiz de actor llamado Bruce Willis, así que se buscó un trabajo nocturno de camarera en el Kamikaze night-club y consiguió otro para su compañero de piso. Es acá cuando empieza a mostrar sus dotes de controladora al tener que parar las avanzadas de los clientes del bar y lo hace de una manera católica, encarando al pesado de turno y preguntándole con su voz grave si no tiene cosa mejor que hacer en la vida que andar emborrachándose hasta las tantas. A pesar de esos malos ratos, la capillitas se confiesa culpable de inducir a beber a aquellos pobres desdichados, y de sentirse más o menos reconfortada al pensar en el trabajo como una "labor social", aliviar la soledad pasajera de sus bebedores.

La enseñanza dio sus frutos en 1985 cuando consiguió el primer papel protagonista en una película para adolescentes "Vision Quest" en el que interpretaba a una mujer madura que seduce al deportista estrella de instituto Matthew Modine.

Imagen

Repitió el papel de desvirgadora de niñatos guapitos de cara en "Gotcha!" otra comedia adolescente de espías rodada en Europa.

Imagen

Y ese mismo y fructífero año pilló un papel de secundaria en "After Hours" de Martin Scorsese, que en aquel entonces se dedicaba a experimentar géneros con desigual fortuna, aún no se había especializado en rodar películas sobre el ascenso y caída de un bribón. A más, era vilipendiado a conciencia por haber rodado "La última tentación de Cristo", así que a pesar de ser una muy buena película, nadie la cita entre lo mejor de la obra del director.

Este auspicioso comienzo cinematográfico de nuestra Clorinda, que ya se hacía llamar Linda Fiorentino respetando el apellido paterno, se vino al traste al año siguiente. Ya había dado muestras de "rareza" dejando plantados a productores y periodistas en las promociones de películas. Como buena "primogénita" era una chica tímida que encubría esa falencia aparentando ser una tía dura, pero en el mundillo se empezó a ganar fama de difícil. No ayudó mucho su relación con el guionista e intelectual John Byrum, un hombre doce años mayor que la convenció para embarcarse en el proyecto de rodar un biopic de la infortunada musa de Andy Warhol y Bob Dylan, Edie Sedgwick:

http://es.wikipedia.org/wiki/Edie_Sedgwick

Ésta es una de las canciones que Dylan le dedicó y con mucho la más hiriente, pues refleja la propia vida de la musa desde su época de chica bien que se mete a modelo hasta su desdichado final por culpa de la necia droga (la traducción es mejorable en mi humilde opinión).



Pero al caso, por seguir las directrices de su marido, pero también por qué no decirlo por su pose de gran dama del Este, rechazó el papel de coprotagonista de Tom Cruise en "Top Gun". No quería volver a hacer de Miss Robinson. Es la mayor metedura de pata de toda su carrera. Era una de esas películas hechas a mayor lucimiento del guaperas de turno en donde la actriz principal termina siendo la más elogiada. Pensad en Julia Roberts con Richard Gere en "Pretty Woman"; o Demi Moore con Patrick Swayze en "Ghost" o como el pagafantas de Michael Douglas lanzó a la fama a Kathleen Turner, Glenn Close y Sharon Stone.

Pero élla no, con esa mezcla de altivez y rudeza propia de los tímidos lo mismo soltaba un "Teens aren't just interested in getting laid down. I won't believe that's all they're interested in. I have four younger sisters and they are sick of being shown how they are supposed to react in bed" (que anticipaba las modernas comedias adolescentes a lo "American Pie") que se plantaba con un aún más preciso y grosero "I go out with men, not boys". Total, que rechazó el papel y para más escarnio el proyecto conjunto nunca salió adelante, de hecho Byrum apenas ha rodado cuatro películas intrascendentes. Aunque enchufó a su mujercita como protagonista en un episodio que rodó para la serie televisiva "Alfred Hitchcock presents". La pareja se divorció en 1993 aunque quedaron en buenos términos, después de todo Linda se avino a hacer un cameo para una película de su ex . Éso sí nunca más se quiso volver a casar.

Y gran parte de la causa final del divorcio fueron los tres años en blanco que se chupó nuestra protagonista. No volvió a actuar hasta 1988, en "The moderns" una película que reflejaba la vida de los intelectuales estadounidenses en el París de la Belle Époque. Éxito asegurado, al menos en la crítica, pero fiasco en taquilla para lo que se suponía un buen reparto y un presupuesto abultado.

Imagen

Ese mismo año empezó su descenso a los infiernos. Siguió optando a papeles protagonistas, pero élla, la católica señoritinga del Este, rodó esos thriller eróticos donde el guaperas de turno se ve asediado por una viuda negra hasta que al final recupera la cordura y la manda a paseo. Lo más bajo en lo que puede caer una actriz que se precie y eso incluyendo su profesionalidad. Esas películas destinadas a solteros exigentes que no se conforman con cualquier mujer, motivo por el cual tienen que verles las tetas por televisión a las tantas de la mañana, suelen estar protagonizadas por playmates rubitas de prietas y rotundas curvas. Pese a no dar el "physique-du-rôle" Linda Fiorentino no puso objeciones a desnudarse sin tapujos. Y todo empezó con "Wildfire".

Se puede aducir que sus siguientes proyectos fueron un biopic del mafioso fundador de Las Vegas, Bugsy Siegel, para TV, la miniserie "The Neon Empire" o incluso una comedia indie de lujoso reparto, Kevin Bacon, John Malkovich, Joe Mantegna, Tom Waitts, Jamie Lee Curtis y ella misma en "Queen's Logic". E incluso el enésimo intento de revitalizar la carrera de un ya fondón John Travolta como bailarín en "Shout".

[youtube]L80C1jRICDc#t=10[/youtube]

Pamemas, de ahí en adelante rodó porno thrillers. "Strangers", "Chain of Desire", "Acting on impulse"... El único papel que se salía de la norma fue "Beyond the Law" la típica producción para la tele de historia basada en hechos reales sobre un agente del FBI que se introduce en una banda de moteros. Pero con deciros que compartía reparto con los muy echados a perder Charlie Sheen y Michael Madsen os hacéis una idea del despropósito. Y sin embargo y por muchas burlas que se hagan del bala perdida de Charlie Sheen "beyond the law" es una película muy digna, muy por encima de cualquier telefilme al uso.

Imagen

Y eso dio lugar a que su productora y exhibidora, la hoy celebérrima cadena de pago HBO que a mediados de los noventa se limitaba a echar películas de tetas y culos (en homenaje a sus inicios sus hoy reputadas series incluyen una amplia ración de carne) encomendó a John Dahl el enésimo suspense subidito de tono. John Dahl no vale para mucho, de hecho se ha reciclado como director de episodios en series famosas, "Dexter", "Galáctica", "True Blood", "Vampire Chronicles", "Californication", "The Americans", "The Bridge", "Breaking Bad", "Justified", "Homeland", "Falling Skies", "Shameless", "Person of Interest".

Pero en el año 1994 "The Last Seduction" arrasó, siendo como era un guión imposible suspendida la incredulidad en la actuación de Linda Fiorentino, nominada incluso al Óscar, aunque cuando el buen jurado vió el lamentable curriculum de la actriz se echó para atrás aduciendo que la película se había estrenado en TV antes que en salas de cine. No obstante y antes de continuar con la segunda parte que es la más interesante acá os cuelgo la película entera en la esperanza de que la disfrutéis:



Notad que en la costa este de Estados Unidos no pronuncian la letra T, así que Manhattan suena "Manáan". Notad también como Woody Allen ha plagiado descaradamente en "Blue Jasmine" el "¿a quién hay que chupársela para que me sirvan un cóctel?" Para que veáis que el mamading no se lo inventaron el último verano.

Avatar de Usuario
ENNAS
moromielda
Mensajes: 256
Registrado: 12 Feb 2012 20:24
Ubicación: Mordor
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensajepor ENNAS » 25 Dic 2014 20:15

"La gente como yo es desdichada en esta vida y en la otra."
Wozzeck. Alban Berg, 1922.

-"¿Tú crees en Dios, Jose?" -me pregunta el africano.
-"No digo que no." -contesto prudente.
-"Yo sólo creo en lo que veo" - responde Tomás sin que le pregunten.
-"¡Ah! pero es que yo veo a Dios"- replica el africano - "¿Tú también ves a Dios, Jose?"
-"Y, no he tenido el gusto, que yo sepa."
-"Pero aún así crees en Dios."
-"No digo que no."

No digo que no, es mi modo de decirte que no creo en Dios pero no te lo digo por si acaso, que no corren buenos tiempos para la dialectica si eres un individuo aislado de la opinión dominante.



-"¿Vísteis EL partido?" -nos pregunta otro de los repartidores, del Madrid, obviamente.
-"Y, no"
-"Es que a mí el fútbol..."
Vista nuestra común renuencia nos dice el hombre, dolido -"Oye que yo soy del Madrid, pero no soy como los de ahora."

Y es que "los de ahora" han hecho del equipo el emblema de los esPPañoles de bien emprendedores y liberales, audaces y decididos. Yo suelo pensar que no son seguidores del Madrid sino de Florentino el Magnífico, auténtica estrella e ídolo del conjunto. Así que, dado el maximalismo joseantoniano de la fanaticada, ya no podemos hablar de fútbol: O eres del Floren Team o eres antimadridista y por consiguente, antiespañol. No caben medias tintas. Hasta los de Aleti se someten a la nueva España y toda la fiereza competitiva que sacan a relucir contra el Barça se transforma en amorosa dejación cada vez que juegan contra el opulento vecino, que sabe que tiene en éllos seis puntos regalados de antemano todas las temporadas.

Y sin embargo los propios guardas de Prosegur, allí presentes en la conversación, nos explican que el peor de sus destinos es precisamente el coliseo merengue, de cuya seguridad se encargan. Nadie quiere ir allí. Y la empresa, que tiene que prestar el servicio, recurre a coacciones para obligarles a echar horas en el Santiago Bernabéu. Lo que más temen es los días que hay partido. Es asombroso, porque los espectadores son gente pudiente y con estudios, las entradas son bastante caras. Y los socios que yo conozco, de los de chalet adosado, vehículos alemanes de alta gama, partidas de golf los fines de semana y vacaciones en selectas playas extranjeras. Pues dicen los de Prosegur, que tendrán que ver de todo en sus destinos cotidianos, que los aficionados madridistas les tratan peor que a los perros. Acaban quemados.

Bien es cierto que estos socios míos son de los que decían que en cuanto Rajoy llegara al poder sacaría una nueva ley del suelo y saldríamos de la crisis; de los que te tildaban de tonto por no invertir cinco mil eurillos en acciones de Bankia (a cinco euros la acción) que al día siguiente de salir a Bolsa se desplomaron hasta un euro; de los que se refocilan con la buena marcha del país porque tras tres años Bankia ha vuelto a dar paga de beneficios a sus directores de sucursales; en fin, que de deshaucios, embargos, preferentes y tarjetas black, mejor no les hables. No hay tal cosa.

Sienten un odio cerval por Rodríguez Zapatero que no solo no iba al fútbol sino que a peor era del Barça. Y qué decir de Felipe González, que preguntado al efecto respondió con un evasivo "soy del Betis" que la prensa se encargó de restregarle por la cara porque tampoco se le veía por el estadio cuando había partido. Bien que procuran evitar esta inquina Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba dejándose ver por el palco del Bernabéu tantas veces como haga falta, aunque el cántabro sea más de atletismo y el gallego de ciclismo.



-"We are the logistics men." -exclama triunfal el ordenanza, se vuelve hacia mi -"¿Qué tal el inglés, caballero?"
-"Eh, bueno. Algo leo. Pero no muy bien" -respondo mientras pienso "se dice delivery men. No logistics, delivery."
-"¿No se te da bien el inglés?"
-"No, no mucho".

¿A ver, ENNAS, por qué lo haces? ¿Por qué? Acá no se está hablando de la funesta tríada, política-religión-fútbol. Te están preguntando si sabes algo que en realidad sabes y vas y te cohibes. Como siempre que estás ante gente más joven, por otra parte. Recuerda que antaño te gustaba contar las cosas que sabías y las que ibas aprendiendo. Una actitud infantil si se quiere. Pero si madurar consiste en guardarte lo que sabes para tí y no compartirlo, pues maldita sea tu madurez, porque es una actitud bien triste.

Ya sabes lo que es vivir en Mordor. Su mentalidad de cortesanos que se creen por encima del resto. ¿Hasta tal punto te afecta?

Sospechas que cuando se da una subvención -por ejemplo becas alimentarias en los colegios- los primeros que las trincan son los propios funcionarios. Ni se plantean que esas ayudas sean para familias carenciadas y no para administrativos fijos en plantilla con un buen sueldo. Y si se lo reprochas se cabrean, es perfectamente legal y tienen el mismo derecho que todos, faltaría más. Si éllos no se cortan, ¿por qué tienes que avergonzarte tu por su actitud?

Conoces por una trabajadora del departamento de inspección de grandes fortunas del Ministerio de Hacienda -que contaba con un solo inspector- que en cuanto Rajoy ascendió a la presidencia se nombraron diez nuevos inspectores, todos ancianos a punto de jubilarse como premio a su carrera, para que les quedara la jubilación máxima. Y que no se van, pese a que no hacen nada, porque la jubilación máxima estará muy bien, pero allí cobran siete mil euros mensuales por ir a echarse partidas de dominó. Literalmente. De hecho la única inspección que montaron fue cuando uno de éllos se enfadó con un compañero de partida y paralizó a todo el departamento para investigarle y demostrar que apenas tenía unos cien mil euros. Pueden dormir tranquilas las grandes fortunas de España, salvo que les cabréen al dominó, claro. No puedes hacer nada para evitar esta situación así que ¿para qué pasar un mal rato pensando en élla?

Intuyes que cuando el dedocráticamente electo virrey dijo que no abriría los comedores sociales en Navidad no lo dijo por crueldad sino por interesado cálculo político. Los arruinados no van a votar al PP, pero los trabajadores sociales agradecerán pasar las fiestas en casa sin trabajar. Pero es que es esta, y otras tantas como esta donde a los señoritos de derechas les da la risa cuando oyen que hay niños pobres en España, o abandonan el pleno para no escuchar a sus padres. Y sí, es humillante vivir en un país con gente así, pero qué puedes cambiar, ¿qué? Nada.

Y el hecho de que te indignes no implica que tengas dignidad, no te solaces con un juego de palabras. No compres el discurso de Valerie en "V de vedetta", ni esa pulgada te queda. Bien dice Ángel Cappa que el sistema funciona por eso hay que cambiarlo...

http://www.eldiario.es/contrapoder/sist ... 26406.html

... pero estás inserto en el engranaje de ese sistema y bien atenazado por el miedo que la democracia y el capitalismo -esos grandes valores- te han inculcado. La libertad solo se ejerce pisoteando a otros. En el capitalismo, como en su superestructura el deporte, sólo puede ganar uno, a los demás nos queda fracasar y arruinarnos. La democracia sólo es funcional si la gran mayoría de la población no puede participar en élla, y por éso siempre ha sido un sistema abiertamente imperialista necesitado como está de nuevos enemigos que la justifiquen y a los que sojuzgar. Y los españoles hacen del dinero el principio y medida de todas las cosas, incluso en el ámbito cultural.

La bondad, la urbanidad, el civismo, la empatía, la educación no sirven en este mundo. Asúmelo.

Avatar de Usuario
mayhem
Ulema
Mensajes: 11884
Registrado: 24 Feb 2003 14:41
Ubicación: Gigantic London twat
Contactar:

Re: El gran embrutecimiento.

Mensajepor mayhem » 27 Dic 2014 16:47

Yo sí creo que sirven, en alguna parte, pero ciertamente no en España.

¿Lo de los abuelos del dominó es cierto? No me extrañaría nada y ya ni siquiera me encabrono por estas cosas; es el detalle de la única investigación que me parece gracioso. Ha llegado el punto en el que el mamoneo, la corrupción y la malversación se presuponen y son en su lugar los pequeños detalles los que llaman la atención, como en qué gasta el dinero fulanito con las tarjetas negras, o el asunto mencionado en tu post.
golondrino escribió:¿Quién es Diego Torres?

Jal escribió:Un que juega en el atlético de mandril.


Volver a “Afinadores de Cisternas & Cia.”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro