La gafería: el EJH de los/as cuatroojos

Tu vida asocial comienza y acaba aquí. Lucha por ser la especie dominante.
Avatar de Usuario
Criadillas
Palomitero mórbido
Mensajes: 12324
Registrado: 01 Ago 2003 19:38
Ubicación: En la calle del pepino.

Re: La gafería: el EJH de los/as cuatroojos

Mensaje por Criadillas »

Hottia, primera noticia que tengo de este invento.

No digo que no funcione, pero con lo horribles que son casi que prefiero estucar el interior del coche con la mía pota antes que ir con esa aberración sobre la cara.

Y soy publico potencial.

Hasta los 18 años o así era un chaval de los que se mareaba fácilmente en los viajes de más de 25 minutos o así, y la bolsita para potar era un accesorio obligatorio para mis padres si no querían luego tirarse un rato limpiando mi desayuno con olor a bilis.

Recuerdo 3 preciosos momentos de mi infancia relacionados con vomitar:

1ºViaje en el coche de mi tío a su casa de campo (un pueblito de Segovia que se llama Arcones). Íbamos mis hermanos y yo de avanzada y por la noche llegarían mis padres, que me imagino que trabajaban. Yo aguantando como un titán la carretera de La Coruña, todo el puto Puerto de los Leones, las revueltas para llegar a su pueblo que estaba en el quinto coño, y al final fue llegar a su parcela, apagar el motor, y automáticamente yo soltar por boca y nariz una pota monstruosa.

Mi tío, que me quería mucho y era un hombre de los que ya no hay (aspecto moruno -parecido a El Brujo-, 2 metros de alto, vozarron, emprendedor, de derechas y cazador) me miró con cariño paternal y fue todo delicadeza ante mi bochorno.

Pepe, que así se llamaba, se murió en noviembre del año pasado por un cáncer larguíiisimo y muy puñetero mientras yo estaba en Bilbao festivaleando. Un tío inolvidable. Sirva esta escatológica anécdota a modo de homenaje chapucero pero lleno de cariño.


2º Viaje con el cole al zoo (por la mañana) y al parque de atracciones (por la tarde). Un puto planazo. Pues fue ir en el bus desde Villalba con toda la clase, de cachondeo, griterío y algarabía, y llegar a la Casa de Campo, apagarse los motores, y yo de nuevo soltar un potón infernal que encima (ante el bochorno que me esperaba) intenté contener con las manos provocando que el líquido elemento saliera a presión por entre las rendijas de mis dedos, mojando con profusión a mi amigo Chema, que iba a mi derecha. Un asco.

Ahí sí que el conductor (me imagino que al no compartir lazos familiares) me lanzó una mirada asesina que no se me ha olvidado a estas alturas.

Al bajar del bus y tras limpiarme con un kleenex que me dio una profesora, me dí cuenta de que otra chica de mi clase había vomitado en la parte final del autobús. Yo creo que como éramos amigos no me quiso dejar mal y me echó un cable.
Sigue siendo una buena amiga mía, aunque ya nos vemos una vez al año o menos. Qué maja Beatriz.


3º Viaje de fin de curso de 8º de EGB a Mallorca. Avión directo de Barajas a Palma. Vuelo más corto imposible. Nos sentaron por no sé qué orden en los asientos, y a mí me tocó ir al lado de un chaval del 8ºB (yo era del A, gente superior a todas luces) al que apenas conocía. Justo antes de aterrizar, acudí rápidamente al revistero ese que tienes delante tuyo cuando vas sentado, porque me había avisado mi madre de que ahí encontraría una bolsa para potar (era mi primerito vuelo). No encontré nada, y ante mi apuro e intuyendo el percal (a lo mejor a esas alturas yo ya era una especie de leyenda por el cole), el chico éste (Luís se llamaba) me pasó la bolsa que le tocaba a él y ahí sí que pude hacer uso de ella en tiempo y forma. Aliviado, le enseñé con orgullo a una azafata mi obra y le pregunté por el servicio. Ella me indicó amablemente el camino y yo solté la carga apretando uno de esos botones infernales que hacen un ruido tremendo de los wc de los aviones. En esa época todavía pensaba que los aviones regaban el campo con las deposiciones de los viajeros, y mi parte ecologista sinceramente sintió un poquito de orgullo al pensar que algún naranjo de Valencia recibiría una fructífera lluvia orgánica al paso de nuestro avión.

Luís, el chaval que me cedió eficazmente la bolsa, se mató en un accidente de coche hace unos 12 o 13 años. Yo ya no tenía contacto con él, pero sí uno tangencial con amigos comunes y en concreto con su hermano gemelo, Alberto. Ahora es raro verle a él en Facebook con 36 o 37 años, un par de hijos y de vacaciones con su mujer.

Todo lo contado es 100% real, lo juro.

Me acabo de dar cuenta de que podría haber una cierta relación entre la gente que ha asistido a mis vomiteras y sus prontas muertes, pero en realidad no. Si así fuere, todos mis amigos de mis 20 pocos años estarían muertos. Y mi mujer la que más. Raro era el fin de semana que la mezcla de minis de calimocho, sangría y cerveza no obrasen su magia.

Buen fin de semana.
Dunkis dijo:

Criadillas es un hombre triste de derechas, quién lo iba a decir.

Avatar de Usuario
Jordison
Ulema
Mensajes: 13196
Registrado: 20 Dic 2003 11:43
Ubicación: En situación de desaceleración económica desfavorable.

Re: La gafería: el EJH de los/as cuatroojos

Mensaje por Jordison »

Criadillas escribió: 03 Oct 2020 12:19 Hottia, primera noticia que tengo de este invento.

No digo que no funcione, pero con lo horribles que son casi que prefiero estucar el interior del coche con la mía pota antes que ir con esa aberración sobre la cara.

Y soy publico potencial.

Hasta los 18 años o así era un chaval de los que se mareaba fácilmente en los viajes de más de 25 minutos o así, y la bolsita para potar era un accesorio obligatorio para mis padres si no querían luego tirarse un rato limpiando mi desayuno con olor a bilis.

Recuerdo 3 preciosos momentos de mi infancia relacionados con vomitar:

1ºViaje en el coche de mi tío a su casa de campo (un pueblito de Segovia que se llama Arcones). Íbamos mis hermanos y yo de avanzada y por la noche llegarían mis padres, que me imagino que trabajaban. Yo aguantando como un titán la carretera de La Coruña, todo el puto Puerto de los Leones, las revueltas para llegar a su pueblo que estaba en el quinto coño, y al final fue llegar a su parcela, apagar el motor, y automáticamente yo soltar por boca y nariz una pota monstruosa.

Mi tío, que me quería mucho y era un hombre de los que ya no hay (aspecto moruno -parecido a El Brujo-, 2 metros de alto, vozarron, emprendedor, de derechas y cazador) me miró con cariño paternal y fue todo delicadeza ante mi bochorno.

Pepe, que así se llamaba, se murió en noviembre del año pasado por un cáncer larguíiisimo y muy puñetero mientras yo estaba en Bilbao festivaleando. Un tío inolvidable. Sirva esta escatológica anécdota a modo de homenaje chapucero pero lleno de cariño.


2º Viaje con el cole al zoo (por la mañana) y al parque de atracciones (por la tarde). Un puto planazo. Pues fue ir en el bus desde Villalba con toda la clase, de cachondeo, griterío y algarabía, y llegar a la Casa de Campo, apagarse los motores, y yo de nuevo soltar un potón infernal que encima (ante el bochorno que me esperaba) intenté contener con las manos provocando que el líquido elemento saliera a presión por entre las rendijas de mis dedos, mojando con profusión a mi amigo Chema, que iba a mi derecha. Un asco.

Ahí sí que el conductor (me imagino que al no compartir lazos familiares) me lanzó una mirada asesina que no se me ha olvidado a estas alturas.

Al bajar del bus y tras limpiarme con un kleenex que me dio una profesora, me dí cuenta de que otra chica de mi clase había vomitado en la parte final del autobús. Yo creo que como éramos amigos no me quiso dejar mal y me echó un cable.
Sigue siendo una buena amiga mía, aunque ya nos vemos una vez al año o menos. Qué maja Beatriz.


3º Viaje de fin de curso de 8º de EGB a Mallorca. Avión directo de Barajas a Palma. Vuelo más corto imposible. Nos sentaron por no sé qué orden en los asientos, y a mí me tocó ir al lado de un chaval del 8ºB (yo era del A, gente superior a todas luces) al que apenas conocía. Justo antes de aterrizar, acudí rápidamente al revistero ese que tienes delante tuyo cuando vas sentado, porque me había avisado mi madre de que ahí encontraría una bolsa para potar (era mi primerito vuelo). No encontré nada, y ante mi apuro e intuyendo el percal (a lo mejor a esas alturas yo ya era una especie de leyenda por el cole), el chico éste (Luís se llamaba) me pasó la bolsa que le tocaba a él y ahí sí que pude hacer uso de ella en tiempo y forma. Aliviado, le enseñé con orgullo a una azafata mi obra y le pregunté por el servicio. Ella me indicó amablemente el camino y yo solté la carga apretando uno de esos botones infernales que hacen un ruido tremendo de los wc de los aviones. En esa época todavía pensaba que los aviones regaban el campo con las deposiciones de los viajeros, y mi parte ecologista sinceramente sintió un poquito de orgullo al pensar que algún naranjo de Valencia recibiría una fructífera lluvia orgánica al paso de nuestro avión.

Luís, el chaval que me cedió eficazmente la bolsa, se mató en un accidente de coche hace unos 12 o 13 años. Yo ya no tenía contacto con él, pero sí uno tangencial con amigos comunes y en concreto con su hermano gemelo, Alberto. Ahora es raro verle a él en Facebook con 36 o 37 años, un par de hijos y de vacaciones con su mujer.

Todo lo contado es 100% real, lo juro.

Me acabo de dar cuenta de que podría haber una cierta relación entre la gente que ha asistido a mis vomiteras y sus prontas muertes, pero en realidad no. Si así fuere, todos mis amigos de mis 20 pocos años estarían muertos. Y mi mujer la que más. Raro era el fin de semana que la mezcla de minis de calimocho, sangría y cerveza no obrasen su magia.

Buen fin de semana.
Hay pelis de Destino Final peor hiladas que esto, eso es acín.
(lin2) (lin2) (lin2) TOXIC (lin2) (lin2) (lin2)

Avatar de Usuario
Yongasoo
Ulema
Mensajes: 20825
Registrado: 22 Ago 2003 09:44

Re: La gafería: el EJH de los/as cuatroojos

Mensaje por Yongasoo »

Por las dudas llama a Beatriz para ver si se encuentra bien.
GNU Terry Pratchett

Avatar de Usuario
poshol na
Ulema
Mensajes: 8186
Registrado: 04 May 2007 01:34
Ubicación: Nag's Head

Re: La gafería: el EJH de los/as cuatroojos

Mensaje por poshol na »

Cómo odié a la gente que se mareaba y potaba.

Cuando todo el mundo se iba de viaje de fin de curso de 8º a Mallorca (incluso Criadillas), y lo que queríamos era ver en bikini a las de la clase que tuvieran las tetas gordas y mezclaron con algunas otras de otros colegios que estuvieran allí de fin de curso, resulta que uno de mi clase (que ya antes le caía mal a casi todo el mundo) dijo que él se mareaba tanto en avión como en barco, y sus padres lo confirmaron.
Así que ni Mallorca ni bikinis: en autocar al Pirineo a pasar unos días.
Todos nuestros coétaneos llenándose el cerebro de fotos mentales para futuras pajas y nosotros en la puta montaña abrigados.
La fusión del conceptismo y el culteranismo tecleó:
Anda y que den por el culo con la mierda diarrética esa que blasfemas por tu orificio vocal.

Avatar de Usuario
Dolordebarriga
Companys con diarrea
Mensajes: 12670
Registrado: 06 Nov 2002 20:38
Ubicación: Ambigua

Re: La gafería: el EJH de los/as cuatroojos

Mensaje por Dolordebarriga »

poshol na escribió: 03 Oct 2020 14:43 Cómo odié a la gente que se mareaba y potaba.

Cuando todo el mundo se iba de viaje de fin de curso de 8º a Mallorca (incluso Criadillas), y lo que queríamos era ver en bikini a las de la clase que tuvieran las tetas gordas y mezclaron con algunas otras de otros colegios que estuvieran allí de fin de curso, resulta que uno de mi clase (que ya antes le caía mal a casi todo el mundo) dijo que él se mareaba tanto en avión como en barco, y sus padres lo confirmaron.
Así que ni Mallorca ni bikinis: en autocar al Pirineo a pasar unos días.
Todos nuestros coétaneos llenándose el cerebro de fotos mentales para futuras pajas y nosotros en la puta montaña abrigados.
Yo en octavo fui de viaje de fin de curso a Tarragona, Tarragona, su puta madre. A los Pirineos, al menos de acampada, nos llevaron en primero de bup. Debieron ser cuatro días o así en cada caso, planazos ambos. Pero la verdad es que nos lo pasamos bien, a esas edades lo hubiéramos pasado bien hasta en una isla de leprosos.
YO ESTOY INDIGNADO

Avatar de Usuario
Dolordebarriga
Companys con diarrea
Mensajes: 12670
Registrado: 06 Nov 2002 20:38
Ubicación: Ambigua

Re: La gafería: el EJH de los/as cuatroojos

Mensaje por Dolordebarriga »

En cuanto a los gómitos, yo era gomitón si me metían en un coche de resaca. Tenía unas resacas horribles, pero puto horribles, una vez me pasé dos días de resaca gomitando sin parar y con un millón de enanitos dentro de mi cráneo golpeando con sus putos martillos a ritmo desenfrenado. He sido de esas personas que se han pasado horas en el suelo agarrado a la base de la taza del wc. Desde ahí la vida se ve de otra manera, de veras. La resaca siempre era al levantarme al día siguiente. Así que cuando con el grupo de colegas el plan era salir el fin de semana fuera, reventarlo todo la primera noche y al día siguiente hacer alguna excursión en coche hasta algún lugar pintoresco o paraban treintaiseis veces en el camino para que gomitara o directamente ya me dejaban en la base y al lugar pintoresco acudían sin mí.
YO ESTOY INDIGNADO

Avatar de Usuario
Navajo
Pedazo de cabrón nativo
Mensajes: 3165
Registrado: 25 Feb 2003 23:13

Re: La gafería: el EJH de los/as cuatroojos

Mensaje por Navajo »

Putos mareos de coche... Uno de mis hermanos era así de pequeño, pero el cabrón era de los que se callaba, no decía nada, solo ponía caras de morir en un breve lapso de tiempo pero no decía nada, puto Jorge...

La historia se repetía año tras año, estábamos en Mazarrón y a mis padres siempre les daba por ir un día a Cartagena, por la carretera del Cedaceros, la típica carretera super estrecha de "montaña" de un solo carril por sentido y sin arcén, en el coche siempre íbamos 6, delante mi padre y mi abuelo, atrás mi madre con nosotros 3, todos en tensión observando al Jorge, que iba poniendo caras por momentos, "Jorge ¿Te encuentras bien, paramos?" Y el con un hilo de voz y cara de animal que sabe que ese día no va al veterinario para que le corten las uñas si no para que le pongan la inyección letal nos decía un lánguido "Nooo" así con efecto dopler en el que el sonido de la o se despedía poco a poco de tus oídos, pero como en el caso de los perros viejos, sabíamos que el terrible final llegaría.
Siempre era por sorpresa, de repente dentro del coche sonaba "Broagh" como si maltratases un sapo, algo te salpicaba y el olor, ese olor... De repente el coche se convertía en un puto caos, gritos atrás de mi madre asustada, gritos atrás de mi hermano Miguel y yo por vernos rociados de tan asqueroso líquido, frenazo de mi padre, mi abuelo protestando "Ay que joderse con los nenes..." Y mi hermano Miguel y yo que en ese momento reaccionamos violentamente contra quien había pasado vomitarnos, mi padre no podía parar hasta que encontraba un sitio donde poder orillar el coche, donde ya gustosamente y con más espacio podíamos continuar como dicen nuestros simpáticos hamigos mexicanos "liarnos a madrazos" con el Jorge mientras el vómito resbalaba de nuestras camisetas, pelo, pantalones y mi madre trataba de poner paz.

Todas las veces que llegábamos a Cartagena, todas, si excepción, lo hacíamos como gitanos, oliendo mal y sin camiseta, mi madre nos tenía que meter en el primer bar que encontrábamos y asearnos un poco en los baños y luego comprarnos camisetas nuevas, mi pobre padre, cada año o dos años a comprar tapicerías nuevas para el Ford Escort.
Esto duró hasta que mi hermano llegó a la edad de 13 años que de buenas a primeras o por la terapia de choque a la que le sometimos mi otro hermano y yo dejó de vomitarnos en el coche.


Mi abuelo no, mi abuelo siempre encontró una excas para seguir diciendo "Hay que joderse con los nenes..."
Pleased to meet you, hope you guess my name, but what's puzzling you, is the nature of my game.


Sympathy for the devil. Rolling Stones

Avatar de Usuario
M. Corleone
Ulema
Mensajes: 9495
Registrado: 07 Nov 2017 07:43

Re: La gafería: el EJH de los/as cuatroojos

Mensaje por M. Corleone »

Navajo escribió: 04 Oct 2020 11:19 Putos mareos de coche... Uno de mis hermanos era así de pequeño, pero el cabrón era de los que se callaba, no decía nada, solo ponía caras de morir en un breve lapso de tiempo pero no decía nada, puto Jorge...

La historia se repetía año tras año, estábamos en Mazarrón y a mis padres siempre les daba por ir un día a Cartagena, por la carretera del Cedaceros, la típica carretera super estrecha de "montaña" de un solo carril por sentido y sin arcén, en el coche siempre íbamos 6, delante mi padre y mi abuelo, atrás mi madre con nosotros 3, todos en tensión observando al Jorge, que iba poniendo caras por momentos, "Jorge ¿Te encuentras bien, paramos?" Y el con un hilo de voz y cara de animal que sabe que ese día no va al veterinario para que le corten las uñas si no para que le pongan la inyección letal nos decía un lánguido "Nooo" así con efecto dopler en el que el sonido de la o se despedía poco a poco de tus oídos, pero como en el caso de los perros viejos, sabíamos que el terrible final llegaría.
Siempre era por sorpresa, de repente dentro del coche sonaba "Broagh" como si maltratases un sapo, algo te salpicaba y el olor, ese olor... De repente el coche se convertía en un puto caos, gritos atrás de mi madre asustada, gritos atrás de mi hermano Miguel y yo por vernos rociados de tan asqueroso líquido, frenazo de mi padre, mi abuelo protestando "Ay que joderse con los nenes..." Y mi hermano Miguel y yo que en ese momento reaccionamos violentamente contra quien había pasado vomitarnos, mi padre no podía parar hasta que encontraba un sitio donde poder orillar el coche, donde ya gustosamente y con más espacio podíamos continuar como dicen nuestros simpáticos hamigos mexicanos "liarnos a madrazos" con el Jorge mientras el vómito resbalaba de nuestras camisetas, pelo, pantalones y mi madre trataba de poner paz.

Todas las veces que llegábamos a Cartagena, todas, si excepción, lo hacíamos como gitanos, oliendo mal y sin camiseta, mi madre nos tenía que meter en el primer bar que encontrábamos y asearnos un poco en los baños y luego comprarnos camisetas nuevas, mi pobre padre, cada año o dos años a comprar tapicerías nuevas para el Ford Escort.
Esto duró hasta que mi hermano llegó a la edad de 13 años que de buenas a primeras o por la terapia de choque a la que le sometimos mi otro hermano y yo dejó de vomitarnos en el coche.


Mi abuelo no, mi abuelo siempre encontró una excas para seguir diciendo "Hay que joderse con los nenes..."
Qué gran post, este y los otros, que destilan "yo fui a EGB", carreteras españolas de los 80, Seat 131 y calor. Mi hermana era una de esas poteadoras. La Biodramina era imprescindible. Sus hijos (mis sobrinos) se marean en un viaje en coche de 20 minutos.
CacaDeLuxe escribió: 19 Feb 2020 19:17hazte asi en la cara

Avatar de Usuario
Polina
Ulema
Mensajes: 3045
Registrado: 02 Nov 2017 12:19

Re: La gafería: el EJH de los/as cuatroojos

Mensaje por Polina »

He stalkeado al Cricri hace un rato al pasar por delante de su gafería. Estaba haciendo como que trabajaba pero estaba foreando fi-jo.

Avatar de Usuario
M. Corleone
Ulema
Mensajes: 9495
Registrado: 07 Nov 2017 07:43

Re: La gafería: el EJH de los/as cuatroojos

Mensaje por M. Corleone »

Polina escribió: 05 Oct 2020 12:09 He stalkeado al Cricri hace un rato al pasar por delante de su gafería. Estaba haciendo como que trabajaba pero estaba foreando fi-jo.
Te puso un GPS en la patilla de las gafas: tú crees que le stalkeas, pero él sabía que venías desde el momento en que has salido de casa, y se ha echado perfume de feromonas en las ingles.
CacaDeLuxe escribió: 19 Feb 2020 19:17hazte asi en la cara

Responder